Una de cada ocho parejas podría ser infértil

Una de cada ocho parejas podría ser infértil

96
0
Compartir

Una de cada ocho parejas puede presentar infertilidad, circunstancia que no siempre es reversible y en la que inciden múltiples factores tanto en hombres como en mujeres, señaló la andróloga Mirna Guadalupe Echavarría Sánchez.

El problema de la infertilidad se da cuando una pareja menor de 35 años busca embarazarse y no lo logra durante un año o en seis meses, si son mayores de esa edad.

“La incidencia de los problemas de infertilidad oscila entre 15 y 17 por ciento en las parejas que desean tener un hijo, según datos mundiales”, apuntó la especialista del Instituto Nacional de Perinatología (INP) “Isidro Espinosa De los Reyes”.

“Las causas de la infertilidad no se pueden atribuir sólo a la mujer o al hombre, ya que cada uno representa 50 por ciento, cifra de la cual 30 por ciento tiene algún problema compartido con su pareja”, dijo Echavarría Sánchez en una entrevista.

La especialista indicó que la infertilidad se incrementó en el mundo debido a que las personas retrasan la decisión de tener hijos, por lo que aumenta el riesgo de ser infértil, pues después de los 40 años hay alteraciones que acompañan a la edad.

“Entre las causas más comunes que pueden provocar la infertilidad están la edad, las infecciones, los factores ambientales, metabólicos y genéticos”, dijo por separado el coordinador de reproducción asistida del INP, Álvaro Santibáñez Morales.

Por otro lado, los niveles altos de colesterol, triglicéridos y glucosa, así como el sobrepeso y la obesidad inciden en la capacidad reproductiva del ser humano.

“Las mujeres con sobrepeso, la gran mayoría con obesidad, no van a tener óvulos de calidad ni van a ovular adecuadamente”, comentó.

Aunque se piensa que la infertilidad es causada por un factor genético, esto no es tan común , pues sólo de 10 a 15 por ciento de las parejas infértiles se ven afectadas por esta causa. El estudio llamado “cariotipo” podría ayudar a determinar las causas genéticas, pues analiza la estructura de los cromosomas.

“Si yo tengo alguna alteración en el número de cromosomas, que falte uno, es decir, que se tengan algunas células con 45 X y otras con XX, puede causar que esa mujer no se embarace”, mencionó Mónica Aguinaga Ríos, genetista del INP.

Las alteraciones genéticas más comunes son el gen del Síndrome del Cromosoma X Frágil, que puede heredarse y causar discapacidad intelectual en niños, y el gen de la fibrosis quística, el cual también puede llegar a afectar al pequeño si ambos padres lo portan. En casos más raros, el gen del Síndrome de Kallmann provoca una alteración en la glándula de la hipófisis y afecta la producción de las hormonas que envían la señal de activación a los ovarios y a los testículos, por lo que éstos no responden.

Debido a lo anterior, algunas parejas recurren a la reproducción asistida para concebir; esta técnica se divide en dos rubros: los procedimientos de baja complejidad y los de alta. Los primeros consisten en hacer que una mujer ovule y tenga relaciones sexuales para embarazarse, lo que en los casos más sencillos sucede cuando la pareja baja de peso, y en provocar que la mujer ovule más y preparar el semen para que el embarazo se pueda llevar a cabo.

En tanto, los procedimientos de reproducción asistida de alta complejidad involucran inseminación con tres tratamientos: In Vitro, con microinyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) y con la técnica PICSI. La primera consiste en sacar óvulos de la mujer y juntarlos con los espermatozoides del hombre, para que por sí mismos hagan la fecundación y luego implantar el embrión en el útero; en el segundo proceso, el especialista le inyecta al óvulo el espermatozoide, ya que éste es muy débil, no se mueve y no es capaz de fecundar por sí solo; en el tercer procedimiento se escoge a los mejores espermatozoides para llevar a cabo la fecundación del óvulo.

Estos procesos generan muchos mitos, uno de ellos es que estos métodos hacen más propensa a la mujer a tener menopausia precoz, lo que es falso, pues las mujeres que están en temas reproductivos tienen menos óvulos en general y por ello tienen menopausias antes. El segundo mito tiene que ver con los embarazos múltiples; sin embargo, a ninguna mujer, salvo excepciones, se le colocan más de dos embriones.

La genetista Mónica Aguinaga Ríos recomendó que “antes de poder dar un tratamiento y decir ‘no se preocupe, le aseguro un embarazo’, se entienda la causa, porque yo no sé si esa pareja tiene riesgo de tener un bebé con un problema”.

“Si el médico y la pareja saben lo anterior, se puede hacer un estudio preimplantación en el útero para descartar los embriones con las alteraciones genéticas y sólo implantar los que no las tengan”, concluyó la genetista.

Comments

comments

No hay comentarios