Tratar la hepatitis en fase temprana permite curarla

Tratar la hepatitis en fase temprana permite curarla

30
0
Compartir

La prevención y el manejo oportuno de la hepatitis es fundamental para evitar que el padecimiento evolucione a una fibrosis o incluso preceda a la cirrosis o el cáncer hepático, señala el médico internista y subdirector médico del Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco en el turno nocturno, el doctor Rubén Santoyo Ayala.

Señala, incluso, que muchos pacientes desconocen que presentan la afectación:

“Se reporta de acuerdo con a la Organización Mundial de la Salud ( OMS ) que en el mundo hay 400 millones de personas con el padecimiento y solo el cinco por ciento sabe que está infectada. Lo importante es que hasta 90 por ciento de los casos de hepatitis C que son detectados a tiempo tiene posibilidades de curarlos con antivíricos en un corto plazo” destacó el especialista del Seguro Social

Los factores de riesgo para el desarrollo de la hepatitis dijo son el consumo de sustancias tóxicas entre las que se incluyen drogas y alcohol, enfermedades autoinmunes, consumir agua o alimentos contaminados, adquirirla mediante transfusiones de sangre contaminada con el virus de la hepatitis C, además exposición a semen o fluidos corporales de personas portadoras, contagio mediante la vía perinatal, por contacto sexual o por el uso de agujas contaminadas.

Señaló que existen distintos tipos de hepatitis, la más común es la tipo A, se adquiere por medio de la ingestión de alimentos y bebidas contaminadas o por contacto directo con personas que tengan la enfermedad, en esta variante la mayoría de pacientes se recupera satisfactoriamente con tratamiento e, incluso, la persona afectada adquiere inmunidad de por vida.

Por lo regular, la hepatitis tipo A se asocia a condiciones deficientes de higiene, y rara vez es mortal, toda vez que el sector salud cuenta con la vacuna para prevenirla, es muy frecuente que se presente en niños antes de los 10 años de edad.

En el caso de la hepatitis C, el contagio casi siempre se genera por contacto sexual, transfusiones sanguíneas sin regulación adecuada y por el uso de agujas contaminadas, misma que se estima tiene una incidencia de 150 millones de personas a nivel mundial y por la cual llegan a morir alrededor de 700 mil por año por complicaciones como cirrosis y cáncer hepático.

El virus de la hepatitis C causa infección asintomática, indicó el doctor Santoyo Ayala, y hasta un 85 por ciento llega a desarrollarla de forma crónica, siendo el riesgo de cirrosis hepática de hasta un 30 por ciento a largo plazo.

En la hepatitis en general, dijo el médico del Seguro Social el paciente al principio suele no tener síntomas muy específicos, inicialmente padece fiebre, malestar, diarreas, nauseas, pérdida del apetito, hasta en casos más avanzados orina de color oscuro, e ictericia (coloración amarillenta de la piel y la esclerótica ocular).

Para su detección es necesario realizar estudios de identificación de anticuerpos y del virus de la enfermedad. En cuanto a su prevención señaló el médico del IMSS Jalisco es importante apegarse a los programas de vacunación y evitar los riesgos de contagio anteriormente descritos.

Comments

comments

No hay comentarios