#TOBOGANyAUTOGOBIERNOS

#TOBOGANyAUTOGOBIERNOS

514
0
Compartir

Por: Salvador Cosío Gaona

Por más explicaciones que al expresarlas oficialmente tienen la pretensión de matizar la causa y la responsabilidad gubernamental por cómo están las condiciones socioeconómicas en México, lo cierto es que tanto por los indicadores de niveles inflacionarios, crecimiento económico y rendimientos bursátiles como por el incremento en el costo de los precios y servicios y la decreciente cálidad de vida de la población, lo cierto es que nuestra economía sigue en el tobogán, siendo lamentable que haya muchos funcionarios y empresarios voraces y corruptos que dañan al pais y al pueblo propiciando decisiones financieras y de política económica que son evidentemente equivocadas, y son provocadas tanto por ineptitud como por la inmoral búsqueda de beneficiar sus insaciables intereses mercantiles a partir de apetitosos negocios que surgen provocarse que nuestra moneda este muy disminuida frente a las divisas internacionales, ya que está ya en el rango de los 19 pesos por cada unidad de dólar de Los Estados Unidos de Norteamérica, lo que significa un récord en relación al comportamiento del valor de nuestro maltrecho peso en relación a la oferta y demanda de divisas.

Hay que advertir que ni el Presidente Enrique Peña Nieto o sus colaboradores más cercanos o en quienes más puede confiar en cuanto a permitir lo asesoren o le influyan en relación a determinaciones sobre políticas públicas que inciden en los aspectos financiero, económico y presupuestal, además de en materia de desarrollo económico, han atendido las advertencias y consideraciones que a manera de consejo han expresado los expertos que han señalado la necesidad de actuar para evitar la agudización de la crisis económica y la caída del crecimiento del país, lo cual es lamentable ya que la receta que han planteado es muy simple y ha sido casi invariablemente fructífera cuando se ha aplicado por diversos gobiernos y es casi indudable que de haberse realizado los ajustes adecuados oportunamente por parte del gobierno federal México tuviere otras condiciones mejores que las complicadas por las que ahora está surcando.

Las voces de expertos fueron claras al dictar la necesidad de dinamizar la economía interna diversificando la apuesta financiera internacional e impulsando la exportación de otros productos para dejar a un lado la casi absoluta dependencia nacional que del del ingreso petrolero tiene el país, ingresos derivados de la exportación de nuestro petróleo sin refinar que está en los más bajos niveles de la historia de nuestra patria y las relaciones comerciales del llamado ‘Crudo de Mezcla Mexicana de Exportación’ ya que habiendo alguna vez llegado a venderse en más de 120 dólares por barril ahora está excesivamente menguado apenas valuandose a la venta en poco más de 20 dólares por unidad.

De igual forma los conocedores de los avatares financieros y macroeconómicos han exhortado a sustituir importaciones para amainar la dependencia de insumos externos ahora encarecidos por el alto costo de las divisas al tiempo que insisten en la necesidad dinamizar la economía y al Mercado interno con medidas como la aceleración del pago de pasivos gubernamentales a proveedores de obras y servicios a las administraciones públicas, activar la distribución de las participaciones impulsando además la ejecución de la obra pública que está debidamente programada y cuenta con suficiencia presupuestal en vez de perseverar en la absurda práctica de mantener el dinero público almacenado y sin producir nada positivo.

Algo que resulta una medida fundamental también ha sido soslayada por los funcionarios federales del gabinete económico financiero y en lo que también hay responsabilidad de los titulares de las dependencias que conforman el gabinete de seguridad y también el que integran las áreas de gobierno responsables de Justicia, abatimiento de corrupción e impunidad, es el impulso a la captación de más inversión privada tanto local como foránea, la que se atrae fundamentalmente mediante la oferta tangible de estímulos fiscales e incremento de respaldo en infraestructura para quienes acepten participar en creación o ampliación de planta productiva, otorgando además la mayor certidumbre, amainando la inseguridad y abatiendo la corrupción e impunidad.

Pero resulta claro que tanto El Presidente de la República Enrique Peña Nieto como en general el gobierno que encabeza, acumulan reclamo social por el incumplimiento de las promesas planteadas en cuanto a incrementar crecimiento económico, mejorar el ingreso y la calidad de vida de las población mexicana e impulsar mecanismos y programas eficaces para generar más y mejor desarrollo y cohesión social, así como abatir el índice de criminalidad y amainar la inseguridad, las prácticas de corrupción y evitar la impunidad.

Son muchos y variados los asuntos que han provocado acentuada irritación popular y como aliciente de esa negativa percepción de la comunidad en cuanto a las acciones y programas de gobiernos podemos citar el aumento de comisión de delitos graves por delincuencia común y la persistencia de acciones ilícitas por los grupos del llamado Crimen Organizado y la profusión de ejecuciones y crímenes violentos que desestabilizan recurrentemente a las comunidades y sus gobiernos causando vulneración de la credibilidad popular en las instituciones y por citar algunas causas contundentes de reclamo y rechazó sociales ahí están impunes los graves crímenes violentos ocurridos en Tlatlaya del Estado de México, Apatzingán, Òstula y Tanhuato en Michoacán así como en Iguala, Cocula y Ayotzinapa en Guerrero, en los que está documentada la participación abusiva de militares, policías federales y locales prohijando cruentas acciones que originaron numerosos casos de muerte y desaparición forzada, tambien estan ahí inolvidables los asuntos turbios inherentes a las valiosas mansiones aportadas al Presidente, su familia y altos servidores públicos por empresarios ostensiblemente favorecidos por multimillonarios contratos de obras y servicios públicos; de igual forma están señalados la facilidad otorgada por la Procuraduría General de la República (PGR) a los actores Kate del Castillo y Sean Penn para evadir su responsabilidad penal y permanecer impunes burlándose de la Justicia y de la sociedad evitando sanción penal por su vinculación con el crimen organizado al inmiscuirse ilícitamente con el delincuente Joaquín Archivaldo Guzmán Loera alias ‘El Chapo Guzmán’, como además está fresco el cinismo con que se realiza inmoral protección por el alardeó gubernamental a través de la misma PGR, que solapa a los ExGobernadores de Coahuila Humberto Moreira Valdez y de Tamaulipas Tomas Yarrington y Eugenio Hernández, que a pesar de tener causa penal abierta en Cortes de Los Estados Unidos de América por sus claros indicios de enriquecimiento ilícito y vinculacion con narcotráficantes y asesinos, no han sido llamados siquiera aún a declarar por los desfalcos y actividades criminales de las que se les acusa y por las cuales están presos sujetos a proceso ante jueces penales varios de quienes fueron sus más encumbrados y poderosos colaboradores.

Mención especial merecen los privilegios a Elba Esther Gordillo Morales, la ex Jerarca del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educacion (SNTE) quien fue detenida por la PGR el 26 de febrero de 2013 acusada de operaciones con más de dos mil millones de pesos de procedencia ilícita pertenecientes al SNTE, delincuencia organizada, defraudación fiscal y otros delitos, y que desde su arresto ha estado ‘encarcelada’ en cuartos de hospital sin pisar jamás una celda en prision y es posible recupere su libertad por fallas en la tipificación de los delitos y la integración de la averiguación por parte de la misma PGR, que ha sido omisa en cuanto a consolidar la totalidad de los posibles delitos de los que puede acusarcele.

Gordillo Morales, de 71 años de edad, está internada desde el pasado 21 de enero en el nosocomio privado ‘Hospital María José Roma’, ubicado en la Colonia Roma en la Ciudad de México siendo ya el cuarto Sanatorio en él que ha estado ‘recluida’ desde su arresto pues estuvo dos años y medio en una habitación especial de la Torre de atención Médica del Reclusorio Femenil de Tepepan y después en el hospital privado ‘Ángeles Interlomas’ para posteriormente tener breve estancia en el Hospital público Xoco y llegar al lugar en que ahora se encuentra ‘privada de su libertad’, ya que sus abogados aducen debe recibir atención médica especializada y las prisiones no otorgan condiciones adecuadas para la atención que requiere por los dos aneurismas cerebrales que se dice padece y quizá pronto se le permita la ‘prision domiciliaria’ en alguna de sus varias ‘humildes casas’ pues recientemente un Tribunal Federal ordeno dejar sin efecto la resolución que en septiembre pasado le había negado dicho beneficio, pero en tanto eso ocurre ella está en una cómoda habitación con acceso a comunicación telefónica permanente y a redes de internet además de televisión conectada para acceder a programación vía satelitall, gozando de plena movilidad por diversas áreas del nosocomio y del permiso de recibir visitas sin limitación alguna; privilegios que contrastan con las circunstancias en que esta preso desde junio de 2014 en el Penal Federal Número 11 en Sonora el líder de grupos michoacanos de autodefensa comunitaria Jose Manuel Mireles Valverde quien además de haber sido vejado al raparlo y someterlo a incomunicación, carece de atención médica adecuada para la complejas afecciones de salud que padece y no le permiten visitas ni correspondencia, mucho menos acceso a televisión, telefonía o internet.

Según lo escribió recientemente el periodista Alfredo Méndez en el periódico ‘La Jornada’ el Quinto Tribunal Colegiado del Primer Circuito en materia Penal de la Ciudad de México tiene elaborado por un Magistrado desde el mes de noviembre un proyecto de resolución que está listo para ser discutido y que de ser aprobado determinará la exoneracion de Elba Esther Gordillo al señalar que no es delito haber ejercido a su antojo los miles de millones de pesos pertenecientes al patrimonio de los maestros sindicalizados para adquirir con ellos al menos una docena de valiosos inmuebles situados en ciudades de Los Estados Unidos de América y algunos países de Europa además de en varios lujosos desarrollos residenciales y turísticos de nuestra patria, así como apropiándose costosos vehículos, valiosas obras de arte, muchas ostentosas joyas así como finísimos muebles y accesorios de alto valor.

Aunado a lo señalado, es de advertir la gran desconfianza que se genera en la sociedad por el encumbramiento de personajes que con escaso perfil técnico y dudosa reputación son designados por el Presidente Peña Nieto para encabezar las más importantes dependencias federales, como José Antonio González Anaya quien fue un muy gris y cuestionado Subsecretario en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público del gabinete presidencial de Felipe Calderón Hinojosa y al que habiéndosele encomendado desde el inicio del gobierno actual la dirección del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) resultó poco exitoso de ahí que no exista mayor justificación para merecer ser nombrado Director General de Petróleos Mexicanos (PEMEX), siendo además polémico sea concuño y cercano lacayo de Carlos Salinas de Gortari de quien vox populi se dice es ‘padrino’ de varias empresas que han sido beneficiadas con muy jugosos contratos asignados ilícitamente sin mediar el concurso que la ley ordena o que hacen profusos negocios lucrando con el poder de accesar a información privilegiada, mediante el manejo discrecional del dinero público y el aprovechamiento impropio de los recursos naturales.

¿Será acaso muy difícil que El Presidente Enrique Peña Nieto entienda el hartazgo popular por tanto cochinero? ¿Se requiere quizá demasiado talento para aceptar que hay un grave problema de inseguridad, incertidumbre, corrupción e impunidad que provoca la escasez de inversión privada y el consecuente mayor deterioro de la economía mexicana ?.

Parece cierto lo que hace muchos meses asevero él diario The Financial Times cuando refiriéndose a Peña Nieto publicó aquella frase : ‘El Presidente de México no entiende que no entiende’. Por eso en México impera desorden y crece el fantasma de la rebelión ciudadana construyendo la ruta hacia el logro de cambios fundamentales que podrían desembocar en la desobediencia civil y la búsqueda de autogobiernos.

@salvadorcosio1
[email protected]

Comments

comments

No hay comentarios