Sobreviviendo con pocas horas de sueño

Sobreviviendo con pocas horas de sueño

38
0
Compartir

Nace tu bebé y estás feliz de tenerlo en brazos, pero los rigores del parto y la falta de sueño te pueden provocar una gran sensación de cansancio. Aun cuando todo salga bien cuando des a luz, todavía seguirás recuperándote físicamente de los rigores del parto durante varios días y semanas. Además, tu recién nacido necesitará que lo alimentes cada dos a cuatro horas, que le cambies el pañal a menudo, le ayudes a eructar y calmarlo cuando llore.

¿El resultado? Un nivel de cansancio que puede ser abrumador para los nuevos padres. Y si hay más hijos que atender, se complica más la situación. Aunque los recién nacidos sí duermen las primeras semanas, no lo hacen de corrido. Quizás te sorprenda saber que tu bebé dormirá en promedio entre 16 a 20 horas cada día, pero en lapsos de una a cuatro horas, por lo que si no te organizas para descansar cuando descansa tu bebé, sentirás que no paras nunca.

Para sobrevivir este cansancio extremo. Aprovecha de recostarte cuando tu bebé se duerma. No importa si es en la mitad de la mañana, aunque descanses media hora, tu cuerpo te lo agradecerá. Por otra parte, baja tus expectativas en cuanto a los quehaceres del hogar. No esperes continuar con la limpieza de la casa, cocinar, o enviar notas de agradecimiento por los regalitos que recibió tu bebé.

Acepta toda oferta de ayuda que recibas. Ya sea un plato de comida caliente, que un familiar o una amiga saque a pasear a tu hijo mayor o que alguien cuide del bebé una hora mientras te recuestas un rato. Y recuerda: este ritmo de vida no durará para siempre.

¿Es buena opción recurrir al café para poder despertarse cuando se está tan cansada después del parto? Si estás dando la lactar, la cafeína se traspasa por la leche materna, así que no te recomendamos tomar mucho café. Y algo importante: las hormonas que se producen después de amamantar al bebé te darán más sueño aún. Es mejor aceptar que es parte del proceso de ajuste y buscar otros momentos para hacer lo que te hace falta.

Alrededor de las 6 semanas. Tu bebé habrá desarrollado diferentes patrones de alimentación y de sueño y conocerá la diferencia entre la noche y el día, aunque probablemente continuará despertándose en las noches para que le des de comer. Si estás dando de lactar, puede que tu bebé necesite que lo alimentes más seguido pero el sacrificio vale la pena. Después de los 3 meses, la situación debería mejorar notablemente. Claro que si para los seis meses tu bebé aún no duerme toda la noche, revisa consejos para ayudarlo a dormir mejor.

Comments

comments

No hay comentarios