Inicio ESTILO DE VIDA Sindrome de cenicienta

Sindrome de cenicienta

100
0
Compartir

Peter Pan, Wendy y Cenicienta, no sólo son personajes de los cuentos de hadas, sino también trastornos de personalidad que requieren medicamentos y terapias.

Desafortunadamente estos síndromes patológicos son multifactoriales, ya que dependen de la relación que se tuvo desde pequeña con nuestros padres.

Es por eso que la psicóloga clínica Amparo Aliseda Llera resalta que este tipo de transtornos son muy fantasiosos, por lo que las personas que los padecen ven la realidad distorcionada.

El síndrome de la Cenicienta destaca porque en un principio era característico de los niños adoptados, pero actualmente lo han adoptado muchas mujeres que aunque aparentemente son independientes, ya que trabajan y tienen solvencia económica, les da miedo la independencia emocional y constantemente están en la búsqueda de su príncipe azul.

Este complejo se da en mujeres que temen independizarse, ya sea parcial o totalmente. Puede ser por temor a responsabilizarse por completo de ellas mismas o por la necesidad psicológica de ser protegidas. Aquí te dejamos algunas de sus conductas más comunes:

1.- Tienen una idea acerca de la vida algo fantasiosa. Ellas esperan ser el centro de la atención de su pareja, la cual esperan para que las salve de la pesada, aburrida o triste vida que llevan.

2.- La mayoría de estas mujeres creció con la idea de llegar a tener a un hombre perfecto. Es por eso que siempre andan en busca de su príncipe azul. Así que las relaciones que tienen no duran mucho, porque la posible pareja no es lo que ellas esperaban.

3.- Llegan a tener una personalidad fuerte. Sin embargo sienten incompleta su vida sin una pareja que idealizan más fuerte que ellas, protectora, amorosa y complaciente.

4.- Generalmente tienen baja autoestima. Esto las lleva a buscar la aprobación constante de alguien.

5.- Viven con un miedo constante. Temen vivir sin una pareja, pues no consiguen al hombre perfecto.

Héctor Lara Tapia, catedrático de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), detalló que este transtorno se puede tratar con una terapia en la que la persona se autoconvenza de que puede independizarse y de que no existe el príncipe azul; ya que todos los seres humanos tenemos defectos y virtudes.

Comments

comments