Seis señales de que estás sacrificando mucho por el éxito

Seis señales de que estás sacrificando mucho por el éxito

112
0
Compartir

Pasas más tiempo en tu trabajo (o con cosas relacionadas con él) que con tu familia. Para saber qué tantas experiencias en familia estás dejando pasar, no cuentes sólo las horas que estás en la oficina.

Cuenta las horas que contestas correos fuera del trabajo, el tiempo que empleas en llegar a él más el que pasas pensando en el trabajo e, incluso, los momentos en que sólo hablas de este tema con tu familia y no sobre otras cuestiones.

Tu tiempo libre y tu tiempo para trabajar son uno mismo. Aunque tu trabajo sea de lo más divertido, es mejor detenerse un momento y reflexionar sobre la delicada línea que separa al trabajo y al tiempo libre.
A pesar de que hoy muchos se emplean largas horas para echar a andar una compañía, no separar el trabajo de la recreación significa que no estás siendo inteligente.

No puedes tomarte un descanso. Piensa seriamente si vale la pena sacrificar tus descansos, desvelarte en extremo, no tener tiempo libre, pensar todo el tiempo en el trabajo y mil cosas.

En caso de que tengas una startup en early stage, esto puede parecer incluso razonable, pero la verdad es que sin tomarte tiempo no podrás dar lo mejor de ti y, además, tu incapacidad de tomar descansos es un signo de que estableces límites pobres en tu vida.

El estrés y la ansiedad son una constante en tu vida. El estrés constante puede quitarte años de vida y no vale la pena. Pensar en el trabajo de sol a sol, restringe a tu cerebro, lo cual no es nada bueno para tu salud mental.

Si son las 12 de la noche y aún estás pensando en la junta de la mañana siguiente, entonces no tienes buenos márgenes.

No puedes vivir sin el celular (y sin tus otros gadgets). Apagar tus gadgets de vez en cuando es una buena idea. Inténtalo al menos los fines de semana.

Cuando hagas eso, te darás cuenta de que hay mucho por ver y hacer en la vida real, como tener una buena conversación o planear unas vacaciones en familia. Consejo: que lo último que veas antes de dormir no sean tus dispositivos.

No tienes amigos. Quizá este sea el aspecto que más resalte de todos. Si las únicas relaciones que tienes están en el trabajo, entonces tienes un problema.

¿Para qué quieres tanto dinero si no tienes vida social? Reflexiona si en verdad has desarrollado amistades fuera del trabajo… tal vez termines con una compañía exitosa, pero lo cierto es que la vida es eso que pasa mientras tú estás trabajando.

Comments

comments

No hay comentarios