Recrean vida familiar de Shakespeare en la casa donde nació

    128
    0
    Compartir

    Los estrechos pasillos de la casa donde nació el dramaturgo y poeta William Shakespeare (1564-1616) reflejan sus primeros años de vida a través de las recámaras, el comedor, los jardines y el taller de guantes de piel de su padre John.

    El fideicomiso “Shakespeare Birthplace Trust”, que conserva y promueve el patrimonio cultural, espera recibir este año más de medio millón de visitantes en el marco de las celebraciones de los 400 años del legado del Bardo de Avon, quien murió el 23 de abril de 1616.

    La historia del autor de “Hamlet” se remonta a este pueblito inglés donde nació y vivió con sus padres y hermanos en una céntrica casa del siglo XVI.

    La población mantiene el encanto de la época Tudor, un periodo de avance económico en el que surgió una próspera clase media.

    Los padres de Shakespeare compraron la casa más grande de la céntrica calle empedrada de Henley, que actualmente es un museo amueblado a la usanza de 1574.

    Entre otras cosas, alberga una réplica exacta de la cuna de madera de Shakespeare y la cama de sus hermanos donde se acomodaban hasta cuatro de ellos (William, Gilbert, Richard y Edmund).

    Entre los objetos más sobresalientes se encuentra una cama doble con cuatro postes sobre los cuales cuelgan finas telas en colores rojo y verde, símbolo de prosperidad de una emergente clase media.

    La guía del museo Tessa Smallbone explicó a Notimex que la cama era un artículo de lujo con un valor de diez libras, equivalente a la mitad del salario anual de un profesor de escuela.

    El mueble era de tal valor económico que incluso Shakespeare deja instrucciones en su testamento para que “la segunda mejor cama” sea para su esposa Anne Hathaway, con quien tuvo tres hijos, Susana, Judith y Hamnet. Este último murió a los once años a causa de la peste.

    Los objetos del siglo XVI fueron cuidadosamente seleccionados para replicar utensilios domésticos y textiles, algunos de los cuales son mencionados en las obras de Shakespeare.

    “Aquí arrojo la almohada, allí el almohadón, las mantas por un lado, las sábanas por otro”, dice Petruchio en la primera escena de la obra “La Fierecilla Domada”.

    En la planta baja, a unos pasos de la recámara principal, se encuentra un comedor con una mesa que emula el estilo sobrio del siglo XVI.

    Un estrecho pasillo conduce al taller de pieles de John Shakespeare, el padre del poeta, quien hizo su fortuna en la época de la reina Isabel I (1533-1603), cuando los guantes de piel eran un símbolo de prosperidad y estatus social.

    “La reina Isabel usaba guantes, estaban de moda en esa época, los de piel suave eran un artículo de lujo”, comentó la guía.

    La casa muestra un aspecto de los primeros años de la vida de Shakespeare hasta que se mudó a Londres como adulto para buscar fama y fortuna, primero como actor y después como dramaturgo.

    El inmueble conserva algunos pisos de madera originales y recrea la atmósfera de la familia del poeta, el mayor de seis hermanos con quienes compartía dos habitaciones del primer piso.

    Shakespeare se casó a los 18 años de edad con Anne Hathaway, de 26 años de edad, con la que habría vivido los primeros años en la casa paterna.

    El dramaturgo heredó la casa cuando su padre murió en 1601 y la rentó para que se convirtiera en una posada con taberna (conocido en inglés como inn).

    El museo conserva un anexo recreado al estilo de la posada-taverna Swan and Maidenhead, que estuvo funcionando hasta 1847, cuando el fideicomiso “Shakespeare Birthplace Trust” adquirió la propiedad.

    Fue el reconocido escritor del siglo XIX Charles Dickens, quien encabezó una recaudación de fondos para convertirla en patrimonio nacional en 1847.

    En el marco de los 400 años de la muerte del Bardo de Avon, el fideicomiso busca preservar su legado para las nuevas generaciones.

    Actualmente grupos de actores recitan versos de obras emblemáticas como “Romeo y Julieta”, “Sueño de una Noche de Verano” y “Hamlet” en uno de los anexos de la casa donde nació.

    Shakespeare regresó a Stratford donde compró New Place (Lugar Nuevo), una enorme mansión en una esquina del centro, donde vivió 19 años hasta su muerte en 1616.

    Los restos del autor de “Romeo y Julieta” reposan en la iglesia Holy Trinity (Santísima Trinidad) de esta localidad junto a los de su esposa Anne y su hija Susana.

    Comments

    comments

    No hay comentarios