Quemaduras en casa: cómo prevenir y actuar a tiempo

Quemaduras en casa: cómo prevenir y actuar a tiempo

550
0
Compartir

¿Sabías que las quemaduras producidas por agua y líquidos calientes son uno de los accidentes domésticos más comunes? Los bebés y niños menores de 5 años son los más susceptibles ya que su piel es muy delicada. Incluso, un líquido o bebida que un adulto no perciba muy caliente, puede ser un riesgo y lastimar la piel de un bebé. Estas lesiones necesitan atención de emergencia, pero antes de ser atendidas, necesitas identificar qué tipo de quemadura es:

Primer grado. Es el tipo más leve. En este caso sólo ha sido dañada la capa exterior de la piel. Es fácil de identificar porque se presenta con enrojecimiento y, a veces, una ligera inflamación. Puede parecer una quemadura de so

Segundo grado. Aquí la segunda capa de la piel ha sido dañada, dando como resultado la formación de ampollas e hinchazón. Este tipo de quemadura suele ser muy dolorosa

Tercer grado. Es el tipo más grave y necesita ser atendida en un hospital. La piel afectada parece blanca o carbonizada, sin embargo existen casos en los que no provocan dolor ya que los nervios han sido dañados

Una lesión de primer grado puede aliviarse en pocos días, pero una quemadura de segundo grado puede tomar un par de semanas. Si tu bebé muestra signos de infección mientras está sanando, llévalo al médico. Estos son aumento de dolor, hinchazón, enrojecimiento, drenaje o pus, olor, ganglios linfáticos inflamados o fiebre. Pregúntale a su médico si puedes darle una dosis adecuada de paracetamol o ibuprofeno para aliviar el dolor.

Las quemaduras de segundo grado a veces pueden ser manejadas sin hospitalización, pero si sufrió de tercer grado además de hospital necesitará visitas frecuentes al médico para cambios de gasa y darle seguimiento.

¿Qué hacer en caso de emergencia?

Enfría el área de la piel quemada tan pronto como sea posible colocándola bajo un chorro de agua fría durante al menos 10 minutos. Puedes usar la regadera del baño manteniendo la quemadura (no la totalidad del cuerpo) bajo la presión de agua fría.

Quítale la ropa apretada de la quemadura antes de que comienza a hincharse, pero no intentes quitarla en la zona pegada a la quemadura.

Eleva la zona quemada del cuerpo de tu bebé para reducir la hinchazón.

Cubre la superficie quemada con una bolsa de plástico limpia. Esta es ideal para cubrir una quemadura, ya que no se pegue a la herida.

Si la quemadura comienza a ampollar, basta con aplicar un ungüento antiséptico y cubrir el área ligeramente con un vendaje antiadherente limpio. Nunca trates de romper una ampolla: estas son una parte importante del proceso de curación de la piel.

No pongas hielo, mantequilla, grasa, crema o polvo sobre la lesión. Estos pueden aumentar el riesgo de infección.

Llévalo al médico de inmediato si la quemadura es extensa o está en la cara, manos o genitales (más de 5 centímetros de diámetro), o si la lesión es una quemadura causada por una descarga eléctrica.
Quemaduras con químicos

Las lesiones causadas con lejía, ácidos u otros productos químicos fuertes pueden tener un aspecto muy similar a una quemadura de sol. Si tu hijo tuvo contacto con alguna de estas sustancias, quítale la ropa para evitar exponer otras partes de su cuerpo a la sustancia química. Enjuaga las áreas quemadas con agua fría durante al menos 15 minutos y lava suavemente con agua y jabón. No apliques lociones o ungüentos y envuelve la zona con una gasa seca y estéril. Si la quemadura química ha penetrado en la piel (causando una quemadura de segundo grado), o tu bebé ingiere o inhala cualquiera de estos químicos llévalo al médico de inmediato.

Lo más importante es la prevención. Estos tips pueden ayudarte reducir las probabilidades de que tu bebé sufra una quemadura en casa:

Instala y prueba periódicamente que los detectores de humo funcionan
Usa los quemadores traseros de la estufa cuando sea posible. Si tienes que usar los delanteros, gira el mango de las ollas y sartenes hacia la parte posterior
Coloca alimentos y bebidas calientes lejos de los bordes de las mesas. Tampoco los pongas sobre manteles individuales, ya que los bebés pueden jalarlos y echarse encima el líquido caliente

Mantén las planchas, rizadores, velas encendidas, y otros peligros potenciales de quemaduras fuera de su alcance

Cubre las tomas eléctricas con tapas de enchufes, y pon los cables fuera del alcance de tu bebé
Pon los cerillos y encendedores en un cajón con llave o donde tu bebé no los pueda alcanzar
Trata que esté lejos de la cocina. Puedes poner algún obstáculo para que no tenga acceso, pero no dejes de tener contacto visual con él y puedas vigilarlo

Prueba la temperatura del agua de la tina con el codo antes de colocar al bebé en el baño
Si tu bebé juega en el suelo, ten cuidado con llevar bebidas calientes. Una sola gota puede causarle una quemadura

Comments

comments

No hay comentarios