¿QUÉ PASA EN MÉXICO?

¿QUÉ PASA EN MÉXICO?

161
0
Compartir

Por: Mtro. Alfredo Ceja

México sin duda es un país de contrastes, tanto en lo económico como social y políticamente.

Económicamente, México podrá tener a uno de los hombres más ricos del mundo, pero también tiene a la mitad de la población viviendo en pobreza.

Socialmente podremos ver mucho más desarrollo en el centro y norte del país que en el sur del mismo, es por eso México un país de contrastes, un país donde se legislaron reformas estructurales que prometían un mejor futuro y condiciones como nación, pero no han podido consolidarse por la falta de socialización y capacidad de negociación con los actores claves, lo que se ha convertido en un problema social y económico, esto específicamente con la reforma educativa y las manifestaciones de la CNTE.

Vemos diariamente comentarios de muchos ciudadanos quejándose de la corrupción y la impunidad que impera en el país, pero en la primera oportunidad se estacionan en línea amarilla, dan una mordida para evitar una multa de tránsito, tiran basura en la vía pública, o simplemente critican a una joven gimnasta por su apariencia en vez de apreciar que representó, entre los mejores del mundo, a México en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en Brasil, pero en sus mensajes el único corrupto y responsable de todo es el gobierno. La corrupción es en dos vías y la ciudadanía solo culpa al gobierno.

No debemos ser conformistas y sí hay que exigir que el gobierno haga su parte y sea congruente con sus discursos, no basta con pedir perdón, la frase célebre “más vale pedir perdón que pedir permiso” no debe aplicarse a la política ni en la vida diaria.

El diario británico The Guardian publicó un reportaje en el que nuevamente la protagonista es la esposa del Presidente Enrique Peña Nieto, y vemos el ejemplo más claro del México de contrastes, en el que hace tiempo la primera dama se vio cuestionada por la compra de la llamada “Casa Blanca”, después salió a explicar de dónde provenían los recursos y tras una investigación por parte de la Secretaría de la Función Pública, se dijo que no había ningún problema con la compra. A pesar de ello, la casa se regresó a la constructora, por cierto una empresa que ha tenido proyectos con el Gobierno Federal. Apenas hace unas semanas en la promulgación de las 7 leyes del Sistema Nacional Anticorrupción, el Presidente de la República pidió perdón por la indignación que causó el tema de la “Casa Blanca”, pero porqué pedir perdón si los recursos eran lícitos y el proceso fue el adecuado?

Este es el México de contrastes, en el que pasan las cosas, la ciudadanía se manifiesta y critica, los servidores públicos piden disculpas y ¡listo!. Lamentablemente es un círculo vicioso en el que los roles están bien establecidos y no cambia nada a pesar de tener un Sistema Nacional Anticorrupción. Gobernadores, presidentes municipales, diputados y senadores van y vienen, algunos crecen sus fortunas y otros trabajan diariamente pero el país sigue el mismo curso.

Será que esto cambiará cuando uno de los roles sea distinto y por lo menos alguno de los actores sea congruente y trabaje para terminar con el México de contrastes, ese actor podría ser la ciudadanía o la clase política, la decisión es individual para tratar de cambiar las cosas.

La responsabilidad no solamente es del gobierno, pero sus acciones dan pie a que la ciudadanía cuestione y se exprese, pero esos cuestionamientos deben poco a poco empezar a ser fundamentados y el gobierno poco a poco debe empezar a responderlos y no solo pedir perdón.

Comments

comments

No hay comentarios