¿Qué indican los espasmos de los bebés?

¿Qué indican los espasmos de los bebés?

154
0
Compartir

Cuando los padres ven a sus bebés dormir, suponen con frecuencia que los minúsculos movimientos involuntarios o espasmos que ven son en respuesta a un sueño. Pero los investigadores creen que esos movimientos en realidad podrían ser parte del desarrollo de las habilidades motoras del bebé.

Los investigadores de la Universidad de Iowa piensan que cuando el cuerpo de un bebé experimenta espasmos involuntarios durante el sueño de movimiento ocular rápido (MOR), activa circuitos en todo el cerebro que enseñan a los recién nacidos sobre sus extremidades y cómo utilizarlas.

Además de aumentar el conocimiento sobre el desarrollo temprano, aprender más sobre el desarrollo temprano sensorial y motor (sensoriomotor) podría ayudar a mejorar la comprensión sobre ciertos trastornos del desarrollo, como el autismo y la esquizofrenia, apuntaron los investigadores.

“Aunque con frecuencia se pasa por alto, en esos trastornos hay un problema sustancial con el sistema sensoriomotor”, apuntó Mark Blumberg, profesor del departamento de ciencias psicosociales y del cerebro de esa universidad.

Blumberg y la científica investigadora Greta Sokoloff trabajaron inicialmente con bebés de ratas. Pero ahora están estudiando bebés de 2 semanas a 18 meses de edad para comparar los espasmos del sueño y las actividades físicas mientras están despiertos.

“Comenzamos a ver relaciones interesantes entre los espasmos y las habilidades que los bebés desarrollan”, dijo Blumberg.

Por ejemplo, parece haber un vínculo entre los espasmos en el cuello del bebé durante el sueño y su capacidad de soportar la cabeza cuando está despierto.

“Una vez que los bebés pueden soportar su cabeza cuando están despiertos, la proporción de espasmos del cuello respecto a otros tipos de temblores baja”, apuntó Sokoloff.

“Estamos buscando relaciones como ésta en que podamos potencialmente utilizar los temblores para predecir el inicio de las nuevas habilidades motoras, y quizá con el tiempo detectar problemas del desarrollo”, explicó.

Los investigadores también anotaron que las contracciones involuntarias de los dedos y las muñecas ocurren cuando los bebés comienzan a intentar agarrar cosas.

Los adultos también tienen espasmos al dormir, que pueden interpretarse como una forma de actualizar el sistema sensoriomotor, sugirieron los autores del estudio.

“Ganamos peso, perdemos peso, hacemos entrenamiento en fuerza, y aprendemos nuevas habilidades”, comentó Blumberg. “Todas esas cosas ameritan una nueva calibración de nuestro sistema sensoriomotor”.

Comments

comments

No hay comentarios