Qué hacer si tu hijo se pone enfermo de vacaciones

Qué hacer si tu hijo se pone enfermo de vacaciones

90
0
Compartir

¡Por fin llegó el momento de las esperadas vacaciones de verano! Todo el año organizando esta escapada, contando los días en el calendario hasta que llegase la fecha y, de repente, nuestros niños se ponen malitos. Las enfermedades no entienden de fechas ni de vacaciones de verano asique nos toca lidiar con esta situación.

Si nos topamos con esta situación nos tocará cargar con un arsenal de medicamentos para que nuestro pequeño o nuestra pequeña pase de la mejor forma posible las vacaciones pero ¿y si se ponen malitos durante nuestro viaje? Dicen que mujer precavida vale por dos, asique más vale que en tu equipaje lleves un pequeño botiquín con los medicamentos básicos por si acaso nuestro peque se pone malito.

Llevar tiritas, loción para picaduras de insectos, algún medicamento con paracetamol o, incluso, algún caramelo o pastilla para evitar el mareo durante el camino al destino, son esenciales en un botiquín cuando vamos de viajes con niños.

Enfermedades más comunes en las vacaciones de los niños
No tenerlo todo bajo control, puede provocar que nuestro pequeño se encuentre enfermo. Aunque esto no causará en nuestro niño enfermedades graves, las más comunes en verano son las siguientes.

– Insolación:no proteger del sol lo suficiente a nuestros niños pueden causarle una insolación que provocará en él cambios de temperatura, incluso fiebre, y malestar general, como dolor de cabeza o de ojos.

– Conjuntivitis: nadar y bucear en piscinas donde se ha bañado mucha gente puede crear en nuestro pequeño el desarrollo de una conjuntivitis. Cuando veamos a nuestro hijo con los ojos irritados, colorados, un aumento en la cantidad de sus lágrimas o secreción de una sustancia blanca, amarillenta o verdosa, tenemos que tomas acción. La solución más efectiva contra la conjuntivitis es mantener la zona muy limpia y hacer enjuagues con manzanilla.

– Hongos: otra de las enfermedades comunes en nuestros hijos en verano son los hongos, tanto en pies como en otras partes del cuerpo. Cuando mantenemos mucho tiempo la misma zona mojada o húmeda es común que aparezcan los temidos hongos. También no llevar los pies bien protegidos puede provocar que nuestro niño padezca de hongos.

– Gastroenteritis: el exceso de comida con grasa, el agua, o la comida típica de otros países a los que nuestra cultura no está acostumbrada puede provocar en nuestros hijos problemas en su digestión y en su estómago como son la gastroenteritis o la diarrea. Si nos ocurre esto, lo mejor es mantener siempre a nuestro pequeño bien hidratado para que este no sufra una deshidratación.

Cuando los niños se ponen enfermos en el extranjero
Viajar a otros países, es una de las elecciones más comunes entre los españoles. Tener todo bajo control es la única forma de que, en el caso que nuestro pequeño se encuentre enfermo en el extranjero, podamos solucionarlo de manera rápida.

Si se trata de un país compatible con la sanidad pública española no tendremos muchos problemas en el extranjero con nuestro hijo enfermo, ya que seguiremos el mismo proceso que seguimos aquí en España. Con su cartilla del médico y la tarjeta de la seguridad social, o del seguro privado, podremos acceder a la sanidad del país en el que estemos.

Pero en el caso contrario, si el país al que viajamos no tiene convenio con la sanidad española, deberemos tener un poco más de paciencia. Para tener el menor número de problemas posible, debes de llevar el certificado de vacunación actualizado, por otro lado, la póliza de tu seguro, la cartilla de la sanidad española y un informe médico.

Disfrutar de las vacaciones de verano en el extranjero es nuestro objetivo cuando decidimos viajar fuera de España por ello, es muy importante que lo llevamos todo bajo control y que pensemos en esas situaciones que nos puedan ocurrir en el extranjero y solucionarlas lo antes posible.

Comments

comments

No hay comentarios