Qué es la agorafobia

Qué es la agorafobia

144
0
Compartir

Las fobias son uno de los mayores problemas y trastornos que sufre la sociedad de hoy en día. Una gran parte de la población padece todo tipo de filias y fobias lo que acarrea grandes problemas tanto a nivel psicológico como a nivel físico. Una de las fobias más comunes y populares es la agorafobia que proviene del vocablo griego “ágora”.

La agorafobia hace referencia al ataque de pánico que puede sufrir una persona ante cualquier situación que puede provocarle un estado extremo de ansiedad. Esta situación anómala que sufre la persona puede llegar a producirse por encontrarse en una gran aglomeración con personas o por el simple miedo o temor a sufrir un ataque al corazón. Acto seguido te hablaré un poco más de este tipo de fobia, tanto de los posibles síntomas hasta la mejor forma de tratarla.

Causas de la agorafobia
Según los expertos en el tema, la agorafobia es un tipo de fobia que se produce con más asiduidad en las personas jóvenes y suele ir precedida de un ataque de pánico que desencadena una serie de trastornos realmente graves para la personas en cuestión. Dicho ataque de pánico puede desencadenarse por varios motivos o causas:

– Un alto nivel de estrés en la vida diaria que hace que la persona viva en continua tensión a todas horas del día.

– El hábito de fumar ya sea tabaco u otras sustancias como pueden ser el cannabis o la marihuana.

– El cambio hormonal que sufren las mujeres en diferentes etapas de su vida y una menstruación más severa a la normal.

– La ansiedad provocada o causada por un estado nervioso originado en un momento determinado de la vida.

Síntomas de la agorafobia
La persona que sufre trastornos como la agorafobia puede padecer dicho malestar estando en total calma o después de un estado de alto de ansiedad causado por alguna situación en concreto. En cuanto a los síntomas más comunes que sufre la persona que padece dicha fobia caben destacar los siguientes:

– Aceleración anormal en el ritmo del corazón que se traduce en un gran número de palpitaciones en el pecho provocándole un estado de ansiedad mayor al normal.

– Un exceso de sudoración en todas las zonas del cuerpo que le hace ponerse realmente nervioso.

– Dificultad a la hora de respirar correctamente.

– Naúseas, ganas de vomitar y malestar en toda la zona del estómago.

– Sensación excesiva de mareos que puede terminar en un desmayo.

– Numerosos escalofríos en todo el cuerpo o un exceso de calor sin motivo aparente.

– Un miedo excesivo a perder la vida o a fallecer en cualquier momento.

Antes estos síntomas tan graves, es esencial y realmente importante acudir a un especialista en el tema que pueda ayudar a la persona a que no se vuelva a repetir dichos síntomas a corto plazo. En el caso de no ser tratado correctamente por dicho especialista, existen un gran número de probabilidades de que el ataque de pánico vuelva repetirse de una manera mucho más grave y en período de tiempo más corto.

Cómo tratar la agorafobia
A la hora de tratar una fobia tan complicada como es la agorafobia, se puede optar por la ingesta de fármacos que ayuden a evitar el sufrir el temido ataque de pánico. Sin embargo lo más aconsejable es acudir a un profesional que ayude a la persona a evitar que se repita tal conducta y a solucionar dichos trastornos de conducta.

Si la fobia no se trata como merece, la persona que la sufre puede adquirir un grado de discapacidad importante que con el paso del tiempo le impida desarrollar ciertas actividades del día a día. Todas los expertos coinciden a la hora de indicar que un buen tratamiento psicológico es la solución a la hora de terminar con esta fobia que afecta cada vez más a un mayor número de personas.

Espero haberte aclarado algunas de tus dudas sobre esta fobia tan popular a día de hoy, que es tan común en gran parte de la sociedad y evitar que puedas padecerla en un futuro. Recuerda que en el caso de sufrir algunos de los síntomas descritos arriba, es muy importante que acudas a un especialista para que te ayude a tratar la llamada agorafobia.

Comments

comments

No hay comentarios