¿Próxima parada de ‘El Chapo’? Brooklyn

¿Próxima parada de ‘El Chapo’? Brooklyn

168
0
Compartir
ALTERNATIVE CROP OF RLB111.- Mexican drug lord Joaquin "El Chapo" Guzman is escorted by army soldiers to a waiting helicopter, at a federal hangar in Mexico City, Friday, Jan. 8, 2016. The world's most wanted drug lord was recaptured by Mexican marines Friday, six months after he fled through a tunnel from a maximum secuirty prison in a made-for-Hollywood escape that deeply embarrassed the government and strained ties with the United States. (AP Photo/Rebecca Blackwell)

Los gritos incesantes se escuchan a través de las salidas de aire y puertas de metal pesado. Es la forma en la que los presos segregados se compadecen de la vida tras las rejas. Golpean las paredes hasta que sus puños están llenos de sangre.

Así es la vida en las unidades más restringidas del Centro de Detención Metropolitano (MDC) de nueve pisos en Brooklyn.

Es también el mayor centro de detención federal, con internos considerados “extremadamente peligrosos, violentos o propensos a escapar”, según el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Así que los observadores quedaron comprensiblemente sorprendidos cuando, a través de su abogado, el narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán expresó recientemente su deseo de ser extraditado a Estados Unidos. Su equipo legal ha cambiado el tono desde entonces.

Maestro del escape en México, Guzmán podría ser enviado a la cárcel de Brooklyn, donde permanecerá mientras es sometido a juicio por cargos federales, de acuerdo con funcionarios estadounidenses. Llevan meses preparando su traslado.

Documentos de la corte, así como entrevistas con exfuncionarios de prisiones federales, expertos en materia penitenciaria y exreos dan detalles sobre las condiciones que le podrían esperar al otro lado de la frontera.

Una vez que esas puertas de metal se cierren…
La vida en Estados Unidos será completamente diferente de la época de Guzmán en la prisión de máxima seguridad de Puente Grande, cerca de Guadalajara, México, donde vivió con relativo lujo hasta que decidió escapar en 2001 -según algunas versiones, en un carro de lavandería-.

Tampoco va a parecerse a sus días en la prisión de El Altiplano, cerca de la Ciudad de México, de donde se fugó a través de un túnel subterráneo.

“Definitivamente no va a cavar ningún túnel en Brooklyn”, dijo el exprisionero Esteban González con una sonrisa. “Les puedo decir eso. Una vez que esas puertas de metal se cierran, se acabó”.

México ha despejado el camino para la extradición de un hombre cuyos supuestos sobornos le aseguraron sus fugas.

Sin embargo, ahora el equipo legal de Guzmán promete una vigorosa lucha contra la extradición. Las apelaciones por sí solas podrían retrasar el proceso meses o años.

“Si se tratara de un caso perdido, no lo estaría defendiendo”, dijo a CNN su principal abogado, José Refugio Rodríguez Núñez.

En Brooklyn, Guzmán y otros líderes narcotraficantes fueron acusados en 2009 de conspiración para importar más de 264.000 libras de cocaína a Estados Unidos entre 1990 y 2005, según el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

También se acusa a los presuntos traficantes de compartir rutas de transporte y obtener drogas de varios cárteles colombianos.

Además, Guzmán enfrenta cargos en Arizona, California, Texas, Illinois, Florida y Nueva Hampshire.

“El Chapo básicamente va a ser encerrado… en su celda 23 horas al día”, dijo Robert Hood, exdirector de la Oficina Federal de Prisiones.

Los presos más violentos

En el MDC, el arquitecto de la mayor operación de narcóticos ilegales en el mundo será uno de los cerca de 1.800 prisioneros del sistema judicial federal.

A su llegada, el capo mexicano recibirá un número que lo identificará durante su tiempo en custodia del gobierno de Estados Unidos.

El MDC alberga a los presos federales más violentos de Nueva York, incluyendo jefes de la mafia, narcotraficantes y terroristas.

Entre ellos Ramzi Yousef, quien planeó el atentado de 1993 en el World Trade Center, y los mafiosos Joseph Massino, John ‘Junior’ Gotti y su tío Peter Gotti, Vicent ‘El Mentón’ Gigante; y ‘Sammy el Toro’ Gravano.

Este tipo de internos -como Guzmán- están en unidades especiales, separados de la población general, pensadas para los internos que plantean un riesgo para la seguridad o necesitan protección como testigos, de acuerdo con el Departamento de Justicia.

Poder y notoriedad

Será crítico mantener aislado a Guzmán, de acuerdo con Hood.

“Va a ser diferente de terroristas y espías y líderes criminales típicos porque él tiene carisma”, dijo.

El poder y la notoriedad pueden ser valiosos tras las rejas.

“El Chapo sin duda va a tener respeto”, dijo González, que estuvo encarcelado 18,5 años por posesión de armas de fuego y asalto a una prisión.

“La gente no va a querer meterse con él porque sabe que tiene las conexiones y los medios para hacer algunas cosas. Él puede pagar a otros prisioneros para violentar a alguien”, agregó.

Aún así, Guzmán, cuya fortuna fue estimada en 1.000 millones de dólares por la revista Forbes, no tiene que recurrir a la violencia.

“También tratará de persuadirte con hacerte rico”, dijo Jim Dinkins, director retirado de Investigaciones para el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

“‘El Chapo’ está al lado”
La vida en aislamiento puede ser enloquecedora.

Los prisioneros gritan y golpean las paredes, contó González, quien pasó casi tres años en las celdas especiales en el MDC y en otra instalación federal en Manhattan.

Sus heces y fluidos corporales se extienden por sus celdas o las lanzan contra los agentes. Mutilan sus cuerpos con navajas o utensilios de escritura.

“Algunos internos son tan miserables que cuando escuchen que El Chapo está al lado, van a empezar a gritar y golpear la pared para acosarlo porque es famoso”, dijo González.

“Ellos se burlan y te gritan. Están estresados. Empiezan una discusión solo para tener una conversación. Nadie habla con ellos. Dicen cosas irrespetuosas sobre tu madre”.

Las células de 7 por 12 pies tienen literas con colchones magros, un inodoro y un lavabo, una ducha y una pequeña zona de estar de metal.

“Va a estar muy, muy solo El Chapo”, dijo Arnett Gaston, excomandante de la cárcel de Rikers Island, en Nueva York, y consultor de la oficina de prisiones federales. “No va a tener compañeros de celda para hablar”.

Una hora de la recreación al día se lleva a cabo en una zona de la azotea rodeada por todos lados por una valla de tela metálica.

“Ahí es donde hay aire fresco y entra la luz del sol”, dijo González.

El desayuno se sirve a las 6 am, el almuerzo a las 11 de la mañana, y la cena después del conteo de internos de las 4 de la tarde, según el manual de admisión y orientación del MDC.

“El ‘Abu Ghraib’ de Brooklyn”

El MDC ha ganado notoriedad en los últimos años.

Un tribunal de apelaciones de Nueva York el año pasado revivió una demanda federal de derechos civiles alegando que musulmanes, inmigrantes del sur de Asia y árabes fueron sometidos a palizas, registros corporales y otros abusos en los meses posteriores a los ataques terroristas del 11 de septiembre.

La demanda, presentada por el Centro para los Derechos Constitucionales, sin fines de lucro, nombra como acusados el exfuncionarios del MDC y de la administración Bush de alto nivel.

Las acusaciones le valieron al lugar el apodo de “el Abu Ghraib de Brooklyn”, una referencia a la prisión iraquí utilizada como un centro de detención del ejército en la década de los 2000, en la que se documentaron numerosos abusos.

El ‘resort’ de ‘El Chapo’

Guzmán vivía como un rey en la prisión de Puente Grande, con servicio de comidas y visitas frecuentes de mujeres, de acuerdo con Anabel Hernández, periodista de investigación que escribe sobre los cárteles en México.

“Esta prisión se convirtió en un resort de El Chapo Guzmán”, dijo Hernández. Comidas y bebidas alcohólicas eran entregadas regularmente desde los mejores restaurantes de Guadalajara.

Guzmán estuvo bajo custodia federal allí desde el 9 de junio de 1993, después de haber sido capturado en Guatemala, cerca de la frontera con México, por tráfico de drogas, asesinatos y secuestros.

José Antonio Ortega, quien en 2000 interrogó a Guzmán en conexión con la muerte del cardenal de Guadalajara, Juan Jesús Posadas Ocampo, dijo que el narcotraficante “era dueño de la prisión”.

La reunión programada entre Ortega y Guzmán se retrasó 12 horas.

“Tenía mi visita conyugal hoy”, recuerda que le dijo Guzmán. “Después, me fui al baño turco y luego tuve que tomar una siesta para que pudiera saludarlo como usted se merece”.

Dos guardias que acompañaban a Guzmán actuaban como sus asistentes personales. Siguiendo sus órdenes, fueron a buscar café y refrescos.

“Fue como si nos hubiera invitado a su casa”, dijo Ortega.

Cómo se escapó (dos veces)

A pesar de la comodidad, Guzmán acortó su sentencia de 20 años escapando en un carro de lavandería el 19 de enero de 2001.

La fuga, sin embargo, pudo haber sido más fácil que eso.

“Señor, usted puede salir ahora”, le dijeron funcionarios mexicanos de alto nivel después de abrir las puertas de la cárcel, según Hernández.

Guzmán disponía de decenas de miles de dólares al mes para los presos, guardias y funcionarios de prisiones, de acuerdo con el también periodista de investigación y escritor José Reveles.

El líder del cártel fue recapturado el 24 de febrero de 2014 en el balneario mexicano de Mazatlán.

Meses después, se escapó de nuevo en julio de 2015 por un túnel de una 1,5 km de largo equipado con un sistema de ventilación e iluminación, así como con una motocicleta. Siete trabajadores de la prisión de máxima seguridad Altiplano fueron acusados en relación con la fuga.

“El sistema es muy vulnerable a la corrupción y la intimidación, que son básicamente sus herramientas”, dijo Alejandro Hope, exanalista de inteligencia en México. “El túnel no podría haber sido construido si no hubiera tenido la complicidad desde el interior de la prisión”.

En enero, Guzmán fue recapturado de nuevo durante una incursión en la ciudad costera de Los Mochis, en el estado de Sinaloa. Cinco meses después fue trasladado a una prisión en Juárez, México, al otro lado de la frontera de El Paso.

Está a 3.500 kilómetros de Brooklyn.

FUENTE:CNN

Comments

comments

No hay comentarios