Portugal gana a Polonia

Portugal gana a Polonia

46
0
Compartir

A once metros se quedó Polonia de las semifinales de la Eurocopa y con la misma distancia superó Portugal los cuartos de final del campeonato de Europa. Tras 120 minutos disputados, una estirada de Rui Patricio ante el chut de Kuba a la izquierda del meta portugués acompañada de un perfecto penalti de Quaresma dio el pase a los lusos.

En una Eurocopa llena de sorpresas, pocos apostaban por un Polonia – Portugal en cuartos de final y todavía menos por el hecho de que un chaval de 18 años se echó a su equipo a la espalda para lograr el empate de su selección. Es cierto que la segunda parte de Renato Sanches fue otra historia, pero la primera fue para enmarcarla.

Ancelotti disfrutaría viendo el choque celebrado en Marsella con su nuevo ‘juguete’. Cada vez que tocaba el balón, pasaban cosas. Combinaciones en la zona de creación, galopadas con potencia e incluso un gol, tras una perfecta pared con Nani.

Más allá del joven portugués, el otro hombre de la Eurocopa para Portugal es, sin lugar a dudas, Pepe. Desde atrás dio el pase de los suyos con un partido imperioso contra Croacia y ante Polonia hizo todo bien. Por arriba, por abajo, al cruce, en balones divididos. Daba igual uno que otro, todos era para el madridista.

Los polacos comenzaron la cita recordando a Portugal lo que se estaban jugando. Si fallas en unos cuartos de final de una Eurocopa el resultado no es otro que un gol en contra.

Se pedía la aparición de Lewandowski en el torneo y el jugador del Bayern lo hizo. En el momento exacto. Tras una jugada que comenzó con Cedric midiendo mal un cambio de juego de Piszcek sobre la carrera de Grosicki, el cuero terminó junto al punto de penalti para que Lewandowsi se estrenara como goleador.

Polonia estaba ante una oportunidad histórica y con mucho juego por las bandas gracias a laterales con tanto recorrido como son Piszcek y Jedrejczyk, lo demostraron. Ambos carrileros buscaron a un Lewandowski que mostró a Europa su amplio repertorio de controles, maneras de defender el cuero o pases en zonas donde al resto de los mortales se les escapan las ideas.

El juego era intenso y las situaciones de peligro se producían en ambas porterías. Había llegadas, pero faltaba mucho acierto en un partido donde Cristiano tardó en aparecer. Incluso pudo evitar la prórroga si hubiese conectado con el balón tras un gran pase de Moutinho por encima de la zaga polaca falta de tres minutos para el noventa.

Polonia quiso tener el cuero. Lo supo mover en la zona de creación, pero si llegaba por la derecha con Blaszcykowski, aparecía Pepe, y si era Grosicki el que se dejaba ver en los últimos metros por la izquierda, también estaba el central del Madrid. El zaguero faltó en dos ocasiones y el resultado fue un gol de Lewandowski y un remate de Milik que despejó Rui Patricio. Poco que echar en cara en ambas situaciones al central luso.

El encuentro tenía pinta de que se iba a alargar. Polonia y Portugal ya estaban acostumbradas a jugar prórrogas y así pasó. Noventa minutos no eran suficientes para decidir al primer semifinalista del torneo.

En el tiempo añadido las fuerzas iban escaseando, los pases no eran precisos y los polacos trataban de coger aires en las pocas ocasiones que podían salir de su cueva. De hecho, en una de ellas Milik no encontró portería con un chut desde la frontal y Lewandowski vio como un pase al corazón del área se paseaba por la zona de peligro.

Los minutos pasaban y Pepe volvía a aparecer. El central despejó un centro al corazón del área antes de que Lewandowski pudiera cabecear totalmente solo para estrenar el marcador. Los lusos sólo inquietaban con alguna acción de Quaresma y muy poco con Cristiano. Desaparecido en todo momento en ataque y con voluntad de defender en algunos momentos.

Así se llegó a la tanda de penaltis. Para romper la racha, Cristiano abrió los lanzamientos y no perdonó. Como si tuviera envidia, la otra estrella, Lewandowski, siguió el camino del madridista. Seguro de vida el polaco y gol con facilidad.

Con 19 años, Renato Sanches demostró que está preparado para jugar donde quiera. A la escuadra mandó el segundo penalti de Portugal. Tras un intercambio de goles entre Milik, Moutinho, Glik y Nani, llegó el fallo de un Kuba que vio como Rui Patricio se estiraba a la base del poste izquierdo para mandar su disparo fuera. Finalmente, una vez más, Quaresma fue clave para su equipo y anotó la quinta pena máxima de los suyos. Portugal no gana en noventa minutos, pero ya está en semifinales. Que le quiten lo bailado.

Comments

comments

No hay comentarios