¿Por qué las donas tienen un agujero?

¿Por qué las donas tienen un agujero?

446
0
Compartir

Fue en el siglo XVII cuando las donas llegaron a Nueva Ámsterdam (lo que hoy es Nueva York) bajo el nombre holandés de olykoek, que significa “bizcocho aceitoso”. En ese tiempo las rosquillas aún no tenían agujero.

A mediados del siglo XIX, Elizabeth Gregory, madre de un capitán de un barco de transporte de especias, le agregó canela y nuez moscada a la dona para darle sabor al lunch de su hijo. Además, ingenió incluir en la parte media –donde no se acababa de cocer- nueces y avellanas para evitar que su hijo comiera masa cruda y para que aguantara las largas travesías en barco sin estropearse (¿qué haríamos sin ustedes, mamás?). De ahí su nombre inglés: dough, que significa masa, y nut, que significa nuez.

Según versiones populares, fue hasta 1847 cuando el hijo de la señora Gregory, Hanson, le puso un agujero a la dona al clavar el panecillo en uno de los radios del timón de su navío durante una tormenta.

En una entrevista posterior, el marinero explicó que había creado la primera rosquilla “al hundir un pimentero en su centro”, lo que solucionaba el problema de falta de cocción en ese punto.

En la Primera Guerra Mundial, las donas adquirieron gran popularidad al ser uno de los aperitivos favoritos de los soldados. Sus esposas preparaban grandes cantidades para los guerreros del país y comenzaron a llamarles doughboys.

Con el paso del tiempo, las rosquillas fueron adquiriendo gran popularidad alrededor del mundo convirtiéndose en uno de los panes favoritos. ¡Deliciosas!

Comments

comments

No hay comentarios