Playas nacionales, aptas para recreación

Playas nacionales, aptas para recreación

67
0
Compartir

La Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) informó que 268 playas de más de 65 destinos turísticos nacionales son aptas para realizar actividades recreativas, además, 54 están certificadas.

Rocío Alatorre, directora de Evidencia y Manejo de Riesgos de la Cofepris, recordó también que la organización internacional Blue Flag galardonó más de 20 playas: tres en Baja California Sur, dos en Nayarit, dos en Jalisco, cuatro en Guerrero, cuatro en Oaxaca, ocho en Quintana Roo y una en Veracruz.

En una entrevista, Alatorre explicó que Blue Flag, el cual tiene que renovarse anualmente, es un distintivo que reconoce a las playas que han alcanzado la excelencia en calidad de agua, gestión y educación ambiental.

Entre los parámetros considerados, se verificó la cantidad de enterococos, que “deben observarse para considerar que no hay un riesgo sanitario para los bañistas, 200 enterococos por cada 100 mililitros de agua es un número de la Organización Mundial de la Salud (OMS), significa que en los más de dos mil muestreos no se rebasó este número, eso es considerado como una playa apta, expresó.

Dijo que están a la espera que más estados incorporen nuevas playas para su vigilancia, ya que de 2003 a 2016 se registró un aumento de 20%.

En tanto, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) indicó que la contaminación de las costas tiene su origen en fenómenos naturales (mareas rojas, lluvias intensas, huracanes, cambios climáticos inesperados) y actividades humanas en la zona costera y continental.

Resaltó que el exceso de lluvia durante las tormentas afecta a las playas cuando el agua de zonas interiores busca su salida al mar. Esto sucede por su capacidad para acarrear materiales orgánicos naturales, basura doméstica y otros desechos.

Otros contaminantes llegan provenientes de diversas actividades desarrolladas cerca de ríos, mares y lagunas: Fertilizantes o plaguicidas utilizados en zonas agrícolas, derrames de fosas sépticas, plantas de tratamiento o alcantarillados, así como residuos de granjas avícolas o porcícolas, entre otros.

Comments

comments

No hay comentarios