Inicio ECONOMÍA Monopoly, a la mexicana

Monopoly, a la mexicana

142
0
Compartir

¿Te imaginas comer unos chiles en Nogada, llevar una serenata con mariachis o hacer un recorrido por la zona de agaves mientras disfrutas de una partida de Monopoly?

Ahora esto será posible gracias a Monopoly México, la edición especial del clásico juego de mesa que Hasbro lanza en el marco del Tianguis Turístico Guadalajara 2016, y con el que busca celebrar la riqueza cultura y belleza de nuestro país.

Esta edición contiene un tablero con los mayores atractivos turísticos del país y permite a sus jugadores vivir experiencias emblemáticas como recorridos por el Tequila Express, el Chepe, las trajineras de Xochimilco y globos aerostáticos, todo con el modo de juego del Monopoly Clásico.

Los sitios turísticos se dividen en cuatro franjas: México Mágico, que incluye a Pueblos Mágicos como Pátzcuaro, San Miguel de Allende y Xilitla; México Legendario, que reúne la belleza de sitios arqueológicos como Teotihuacán; México Extremo, representado por los lugares con turismo de aventura; y México Azul, con sus bellas playas como Cancún y Acapulco. Además los tokens (fichas) de juego son especiales para esta edición, pues presentan tres nuevas opciones: la guitarra, el sombrero y las sandalias, que junto a los clásicos barco, avión y auto permitirán a los jugadores recorrer el tablero de México por completo.

Finalmente, las tarjetas de Fortuna y Arca Comunal están personalizadas con referencias muy mexicanas como contratar mariachis, cantar bien las rancheras, celebrar el Día de Muertos o visitar el Carnaval de Veracruz.

Esta edición, que será distribuida en México y Latinoamérica, estará disponible en nuestro país a partir de esta semana en las principales jugueterías.

Datos curiosos

El juego ha sido traducido a 43 idiomas, está disponible en más de 111 países y se han vendido más de 275 millones de unidades a nivel mundial.

Récord: La partida de Monopoly más larga registrada hasta ahora tuvo una duración de 70 días seguidos.

2 millones de dólares cuesta la versión más cara del juego, hecha por un joyero, que contiene un tablero de oro de 23 quilates y dados con diamantes incrustados.

Comments

comments