Más uso de redes sociales, mayor probabilidad de desarrollar trastornos alimenticios

Más uso de redes sociales, mayor probabilidad de desarrollar trastornos alimenticios

77
0
Compartir

Las redes sociales están cambiando la forma en que vivimos, pero no siempre para mejor. De acuerdo a un nuevo análisis, frecuentar las redes sociales y pasar horas conectados está relacionado con un aumento del riesgo de padecer trastornos alimenticios y preocupaciones respecto a la imagen corporal.

Para el estudio, los investigadores de la Universidad de Pittsburgh, reclutaron a 1,765 adultos jóvenes de E.U.A. de entre 19 y 32 años y les dieron múltiples cuestionarios para calificar su uso de redes sociales (Facebook, YouTube, Instagram, Snapchat, Tumblr, Pinterest, etc…). Y entonces realizaron una referencia cruzada de los resultados con las respuestas de una encuesta adicional, que estableció el riesgo de los participantes de desarrollar trastornos de la alimentación.

Los datos revelaron que los participantes que pasaron muchas horas en las redes sociales a diario tenía más del doble de probabilidades (2.2 veces) de desarrollar trastornos alimenticios que aquellos que pasaban menos tiempo en línea durante el día. Además, los participantes que accedían a sitios de redes sociales más seguido durante la semana tenían 2.6 veces más posibilidades de padecer un trastorno alimenticio que aquellos que lo hacían menos a menudo.

A pesar de la fuerte relación encontrada entre las redes sociales y los desordenes alimenticios, el estudio ha fallado en concluir si el uso de las redes sociales causa preocupaciones de la imagen corporal y trastornos alimenticios, viceversa o ambos.

De acuerdo con los resultados, podría ser que los adultos jóvenes que usan más redes sociales están más expuesto a imágenes y mensajes que fomentan el desarrollo de trastornos alimenticios.

La edad, género, raza e ingresos de los participantes no parecían tener efectos con la asociación entre el uso de redes sociales y la preocupación respecto a la imagen corporal, sugiriendo que se necesitan medidas preventivas de amplio rango para los usuarios de redes sociales.

Un ejemplo de cómo las redes sociales pueden afectar la imagen corporal fue cuando Instagram tuvo que combatir la relación entre los desordenes alimenticios y las imágenes vistas en la red prohibiendo hasthags como #thinspiration (que mezcla la palabra thin –delgada – con inspiration –inspiración).

Comments

comments

No hay comentarios