Los pros y contras de que México importe petróleo de EU

Los pros y contras de que México importe petróleo de EU

122
0
Compartir

El intercambio de petróleo que realizará México con Estados Unidos, en el que Pemex dará crudo pesado a cambio de crudo ligero, puede ayudar al precio del barril de la mezcla mexicana a mantenerse competitivo, además de aliviar un poco la balanza nacional de gasolinas, aseguraron expertos.

No obstante, pese a que esta operación SWAP es considerada como positiva para México, también implica un primer paso para que Estados Unidos retire el embargo a sus exportaciones de su crudo, con lo que terminaría por convertirse en un competidor más para México.

Del lado positivo, la mezcla mexicana podría mantener un precio competitivo, ya que en los últimos 12 meses ha perdido 56.69%, para cotizarse en mínimos de casi siete años de 39.34 dólares por barril (dpb).

Para ello, Pemex puede utilizar el crudo ligero que produce para venderlo en el mercado en vez de enviarlo a las refinerías.

“Con el crudo ligero se puede enriquecer la mezcla mexicana y con esto mantener la calidad y precios. Un crudo pesado se cotiza entre 39 y 38 dpb y el ligero en unos 45 dólares. La mezcla mexicana está en un promedio de 40 dpb y si se le mete más ligero se puede mantener en esos precios”, comentó el consultor de Caraiva y Asociados, Ramsés Pech.

Al cierre de junio, Pemex produjo 830,498 barriles diarios de crudo ligero, desde los 862,899 de los primeros seis meses de 2014, es decir una caída de 3.8%. En tanto que el crudo ligero que envía a las refinerías tuvo una caída anual de 15.8% a 574,757 barriles diarios en el primer semestre de 2015, según cifras oficiales.

“Es una optimización de la mezcla de crudo. Ayudaría a producir más productos como gasolina y aliviar un poco la presión en la balanza de gasolina de México que es negativa en unos 300,000 barriles y que podría llegar a 400,000 en cinco años”, comentó en entrevista el analista senior de WoodMackenzie, Mark Broadbent.

Cifras del Sistema de Información Energética muestran que en 2014, la balanza de gasolina entre el país y Estados Unidos fue deficitaria para México en 304,070 barriles diarios.

Pemex cuenta con seis refinerías que suman una capacidad para procesar de 1.54 millones de barriles por día (bpd), pero su tecnología no es apta para procesar el crudo pesado y ultrapesado que es el que produce en mayor cantidad. Mientras que EU elabora más crudo ligero debido a las nuevas tecnologías de producción, pero cuenta con refinerías para crudo pesado.

De aprobarse el intercambio, Pemex importaría hasta 100,000 barriles diarios de crudos ligeros y condensados de manera gradual en los siguientes meses.

“Es un tema operacional. Las refinerías mexicanas no están configuradas para procesar demasiado crudo pesado, producen mucho combustóleo y poca gasolina. Lo que necesitan es una reconfiguración”, dijo el presidente del Comité de Energía del IMEF, Alfredo Álvarez.

La analista Miriam Grunstein dijo que la importación no es un tema sencillo de tratar, ya que si bien luce como una opción racional por el momento no hay una justificación económica robusta que explique la operación.

Agregó que en EU ya hay presiones para que el país levante el embargo de sus exportaciones que se mantiene desde 1970.

En mayo pasado, un grupo bipartidista de senadores presentó una legislación para permitir que el crudo estadounidense sea exportado, al argumentar que rendirá beneficios sustanciales de seguridad económica y nacional de ese país.

“Para EU puede tener una mayor relevancia ha incrementado su producción en más de 3 mbd con la revolución shale (…) sería un competidor más en el mercado, aunque son crudos distintos”, dijo Alfredo Álvarez.

“Es un paso pequeño para EU en relajar su prohibición para exportar crudo pero le puede abrir un nuevo mercado”, dijo Broadbent.

Comments

comments

No hay comentarios