Inicio ESTILO DE VIDA Los cuatro quesos más saludables (y los cuatro más dañinos)

Los cuatro quesos más saludables (y los cuatro más dañinos)

0
Compartir

En todo el mundo se come queso. Un prodcuto que se produce hace siglos y que tiene mil formas y variantes. Se puede obtenerse de la leche de vaca, de cabra, de oveja; puede ser más salado, más dulce, usarse para condimentar un plato de pasta o para hacer una cheesecake.

Pero, ¿es siempre sano? ¿Hay quesos que no deberíamos comer? Para clarifiar las cosas, a continuación enumeramos los cuatro quesos más saludables y cuatro quesos que es mejor evitar. 

Los cuatro más saludables
Queso cottage. No solo es una valiosa fuente de proteínas, alrededor de 15 gramos por porción, sino que además es bajo en sodio. Es más, estudios médicos lo señalan como el de menor contendio de sodio entr e todos los quesos. Se cree que el Cottage es lo más parecido al primer queso creado en su historia. Su nombre surgió de la costumbre de elaborar quesos sencillos en casas rurales (cottages) a partir de cualquier leche sobrante tras preparar la mantequilla. El término fue usado por vez primera en 1848. 

Queso orgánico. Un reciente estudio del American Journal of Clinical Nutrition descubrió que la gente que come alrededor de ocho porciones de queso orgánico por día tiene un 23% menos de posibilidades de contraer diabetes de tipo 2. 

Queso parmesano. Si bien el parmesano es un queso con alto contenido graso y por lo tanto hay que consumirlo con moderación, una espolvoreada sobre un plato de pasta o de una ensalada alcanzan para producir efectos muy positivos sobre el organismo. Un estudio recientemente publicado en Flavour revela que este tipo de queso es particularmente rico en umami, lo que genera que los alimentos bajos en grasas tengan mejor sabor y mejora la digestión.

Queso suizo. La especialista en nutrición Lindsay Malone asegura que comer regularmente queso suizo aporta dosis considerables de calcio y proteínas. Dos rebanadas de este tipo de queso contienen alrededor del 45% de la ingesta de calcio diaria recomendada, además de 15 gramos de proteínas. 

Los cuatro menos saludables
Queso bajo en grasa. Cualquier alimento que elimine alguna sustancia, ya sea azúcar, grasa o lo que sea tiene que generar dudas. Como las alternativas bajas en gasas, que muchas veces contienen elementos que pueden ser nocivos. Además, se pierden todos los beneficios del queso con toda la grasa.

Queso cheddar bajo en sodio. Si es bajo en sodio, probablemente se le agregó alguna sustancia poco natural e insalubre en su lugar. Por eso es recomendable analizar la etiqueta de y chequear, como en este caso, cuáles son los aditivos que se le han agregado al producto.

Queso crema. Puede ser perfecto en un bagel, pero hay que consumirlo con cuidado, porque el queso crema suelen contener elementos como el aspartamo, edulcorante no calórico al centro de numerosas controversias

Productos a base de queso.
¿Se pueden vender como quesos productos procesados? ¿Una crema de queso, es un queso? En realidad, para los científicos un producto procesado no debería ser vendido como queso. De hecho, cuando contiene etiquetas como “producto a base queso” o parecidos, significa que contiene menos del 51% de queso.