Los adornos en la boca pueden dañar la salud

Los adornos en la boca pueden dañar la salud

115
0
Compartir

Hay modas que pecan de absurdas, pero cuando ya pueden afectar a la salud pasan a ser peligrosas. una de ellas es la de poner cuerpos extraños en la boca o incluso «descolocar» los dientes. Llamar la atención es un elemento clave para estas modas. Pero seguir todas las tendencias a veces no es bueno y, sobre todo en el campo de la salud, donde puede ser una mala decisión que conlleve consecuencias muy negativas que, a la larga, nos pueden pasar factura.

«Una sonrisa bonita es una sonrisa equilibrada», dice Iván Malagón «una sonrisa que sea proporcianada, natural en color y forma. Que guarde armonía con la forma de las encías y de los labios. La comisuras labiales tienen que estar en línea con la pupilas. En definitiva guardar un equilibrio con la cara». Por ello, todo lo que se hace para distorsionar la boca acaba siendo estridente. Estos son unos cuantos ejemplos:

-Yaeba: Un problema más alla de la estética: La Yaeba busca modificar la correcta posición dentaria para conseguir una sonrisa más inocente e infantil. Esta práctica no sólo tuerce los dientes, en algunos casos también los afilan y los alargan para potenciar ese efecto. Por ejemplo en Japón, tener una malposición dentaria es sinónimo de belleza. El doctor Iván Malagón señala que «esta tendencia es una auténtica aberración para nuestra salud dental, ya que no debemos olvidar que no tener unos dientes alineados implica muchos más problemas que los complejos estéticos. Cuando los dientes no están colocados correctamente y están apiñados, no se puedan limpiar correctamente, debido a que el cepillo no llega bien a todos los dientes, lo que provoca que se acumule sarro en las zonas más inaccesibles. Este, con el tiempo, puede ser el causante de la aparición de diversas enfermedades bucodentales como la gingivitis o la periodontitis, que, en casos graves, pueden hacer que los dientes se caigan» Malagón añade que «en el caso de los diastemas la dentadura pierde estabilidad, los dientes necesitan estar apoyados unos en otros para sostenerse mejor, si no están bien sujetos la lengua enpuja y acban por desplazarse e incluso por retraer las encías»

-Grills dentales o poner oro y diamantes en los dientes de manera nada saludable. Las coronas de oro pueden originar una enfermedad gingival grave si no se ajustan de forma adecuada. A veces estos accesorios están prefabricados y no siempre son colocados por un dentista, con ello se pueden originar muchos problemas de salud bucal. En el caso de que sean necesarios, tiene que ser acorde a la boca y sin sobredimensionar el diente. Como indica Malagón «la enfermedad periodontal, la caries dental, las roturas de los dientes y las alergias de contacto, son posibles complicaciones que pueden surgir con este tipo de arte dental. Existen más opciones más seguras que pueden prevenir complicaciones posteriores serias, como un adorno de oro de 24 quilates que se adhiere a alguno de los dientes frontales y que es realizado por un dentista que instruye al paciente sobre el adecuado mantenimiento y las posibles complicaciones». En otras culturas este tipo de adornos son muy comunes e incluso denotan un estaus y una riqueza.

-Tateeeh, lo último en tendencia dental: Tatuar o plasmar imágenes y dibujos en los dientes es la última moda dental, sobre todo entre los jóvenes. El doctor Malagón insiste en que «el Tateeth es otro ejemplo de lo que las nuevas tendencias están creando, pero, el tatuaje del diente no tiene por qué ser negativo para nuestra salud dental. Hay algunos que se adhieren a la superficie del diente por un período corto. Nunca debe realizarse sobre el esmalte original y debe llevarla a cabo un odontólogo para asegurarse que el esmalte dental original no sufre. El diseño se imprime sobre el material porcelánico del implante, funda o carilla y se hornea a más de 200 grados para garantizar que permanecerá inalterable, a pesar de la humedad y las condiciones que se dan en la boca y, posteriormente, se adhieren sobre el diente». Esta tendencia bien hecha no tiene por qué ser un peligro, pero sí cuando personas con dentaduras sanas deciden seguir esta moda, llegando a sacrificar piezas dentales, un auténtico peligro para la salud dental.

-NO a los piercings dentales. Los adornos de metal, como los piercing en la lengua o labio, son tremendamente perjudiciales para la salud de nuestros dientes, produciendo problemas que no se solucionan fácilmente. Problemas gingivales graves, contracción de las encías, sensibilidad, caries y hasta fractura dental, son algunas de las consecuencias de llevarlos. «La dificultad de la limpieza de la zona es otra de las consecuencias de los piercing dentales, esto promueve la acumulación de bacterias, provocando desde halitosis, hasta inflamación, sangrado e infecciones en boca y encías. Además, los dientes tienden a erosionarse con más facilidad y a veces, llegan a afectar incluso el sentido del gusto. En la masticación también pueden existir problemas, porque las bacterias impactadas en el piercing se mezclan con la comida y se ingieren, creando muchas dificultades a nivel intestinal. La lista es muy larga, incluso no sólo este metal puede causar daño dental, llegando a crear hemorragias o incluso a abscesos cerebrales», comenta Iván Malagón.

No debemos olvidar nunca que la salud es lo primero y que está por delante de cualquier moda. Antes de llevar a cabo cualquier modificación en la dentadura hay que informarse de las posibles consecuencias. «Muchos problemas de salud pueden tener su origen en una mala salud bucodental» afirma Malagón.

Comments

comments

No hay comentarios