Lo que debes saber de las venas varicosas

Lo que debes saber de las venas varicosas

119
0
Compartir

¿Odias usar shorts y vestidos por pena a mostrar tus venas varicosas? Entendemos tu dolor… y es real. Problemas con las venas son una de las condiciones crónicas más comunes en América. Afortunadamente con las herramientas adecuadas, puedes prevenirlas, vivir con ellas y hasta deshacerte de ellas de por vida.

Son ocasionadas por válvulas débiles: Una pequeña lección de ciencia no hace daño: Las arterias y capilares entregan sangre rica en oxígeno, del cerebro al resto del cuerpo, mientras que las venas regresan la sangre de vuelta al corazón. Este es el chiste: las venas en tus piernas tienen que trabajar más fuerte y por más tiempo ya que están combatiendo la gravedad. Por su parte, las válvulas fueron diseñadas para tener un sólo camino, pero si tus válvulas son débiles o se dañan, dejarán que la sangre se regrese y se derrame en las venas, creando así varios bultos de las venas varicosas.

Son hereditarias: Aunque existan muchos factores que pueden incrementar tus probabilidades de tener venas varicosas, los genes son el factor número uno. Si uno de tus parientes sufre de este problema, tu tienes un 70 a 80% de probabilidades de sufrir de lo mismo. Otros factores incluyen ser mujer, obesidad, la vejez y el embarazo.

Las venas varicosas no están sólo en las piernas: Aunque sea común tenerlas en las piernas debido a la presión natural del cuerpo y la gravedad, también pueden desarrollarse en diferentes partes del cuerpo. De igual manera son comunes en el rostro y en el cuello, mientras que las venas de araña pueden ser encontradas en otros lugares. Incluso las hemorroides (venas extra largas del ano) son un tipo de venas varicosas. Y todas son causadas por un derrame de sangre en venas defectuosas.

Cambios de estilo de vida pueden incrementar el riesgo: Existen muchos factores fuera de tu control, pero puedes disminuir el riesgo de teneras si mantienes un buen peso y evitas periodos prolongados de pie o sentada. Los expertos también recomiendan evitar ropa ajustada en la cintura o muslos y el uso de tacones por periodos largos, los cuales pueden afectar la circulación de la sangre.

Pueden ser un problema de salud o estético… o ambos: Aunque muchos odian sus venas varicosas porque se ven mal, a otros les causan incomodidad. Los síntomas principales incluyen pesadez, dolor, fatiga, cansancio, inflamación, comezón, ardor, calambres y piernas locas. Y no todas las venas varicosas requieren tratamiento, pero sí es importante que te cheques con un médico para que no se inflamen o empeoren. De ser ignoradas y no tratadas, podrían marcar tu piel, sangrar y causar una mala salud vascular.

Puedes arreglarlas: Si tus venas no te molestan demasiado o no afectan tu vida diaria, puedes disminuir su apariencia manteniendo tus pies elevados lo más posible y, si te agrada la idea, maquillarlas con bronceadores o correctores. Total, ya está de moda maquillarse todo el cuerpo.

Hay muchos tratamientos disponibles: Existen tratamientos quirúrgicos ambulatorios con anestesia local para arreglar las venas varicosas, pero los tratamientos sin bisturí obviamente son mucho más populares. Las técnicas más comunes se basan en calor, ya sea con energía de radiofrecuencia o energía láser para destruir la vena. También existe un pegamento que cierra las venas dañadas, pero es mucho más difícil del conseguir.

Si tuviste una, podrías tener más: Lamento traerte malas noticias, pero tener una vena varicosa eleva tus probabilidades de tener más en otros lugares. Y aunque te deshagas de una vena, bien podría reaparecer el problema. Así que los tratamientos podrían ser efectivos, pero no eliminan completamente el problema.

Comments

comments

No hay comentarios