Las zonas donde debes aplicar más protector solar para evitar el cáncer

Las zonas donde debes aplicar más protector solar para evitar el cáncer

110
0
Compartir

La exposición excesiva al sol no es aconsejable, aunque lleves tanta crema como aceite el abanderado de Tonga. La cantidad e intensidad de la radiación recibida saldrá a relucir antes o después. La piel responde a la agresión de la radiación UV mediante la oxidación y producción de pigmento (melanina) que nos da el tono bronceado.

Cuando la exposición solar supera la capacidad de la piel para generar este mecanismo de defensa, nos quemamos. Y si no es en forma de quemadura solar será en forma de manchas, erupciones o, a lo peor, surgirán lesiones más graves como el melanoma porque la piel tiene memoria y la acumulación de lesiones, especialmente durante la infancia, es un factor de riesgo para el desarrollo de cáncer de piel.

A veces no nos damos ni cuenta pero el peligro acecha en un pequeño bulto tipo “grano” que ni hemos notado, en una herida que no cicatriza o en una inofensiva mancha rosada que se descama y que recuerda a un eczema. Cualquiera de estos puede ser el factor desencadenante del cáncer. Por eso, hay que estar atentos y poner todas las barreras posibles al sol (camisetas, gorros, gafas…) y por supuesto, protector solar.

Lo de embadurnarnos de crema parece que ya lo hemos interiorizado. No es nada raro ver a la mamá corriendo bote en ristre para echarle crema a sus polluelos o a la novia de turno dándole collejas a su novio en el cuello so pretexto de que no se queme. Y no se dejan ni un palmo por untar, ¡bien hecho!

Que si el empeine, los hombros, la espalda, los pies, las orejas… Parece que vamos mejorando, pero ¡cuidado! Hay zonas más vulnerables que necesitan una capa extra. Ya sabes… mejor que sobre a que falte.

El cáncer de piel puede dar la cara en diferentes localizaciones. En el caso de los hombres, aparece con más frecuencia en el tronco (50%) y en las mujeres, la zona de alto riesgo son las piernas en las mujeres.

Si hablamos del cáncer cutáneo (no melanoma) se desarrolla con más frecuencia en la zona de la cara y el cuero cabelludo (80%, sobre todo en hombres calvos). Pero también puede aparecer en zonas que no están expuestas al sol como detrás de los genitales o en las plantas de los pies.

El truco para identificar lesiones potencialmente peligrosas está en descubrirlo a tiempo, tú puedes realizar el primer diagnóstico siguiendo la norma del ABCD: A: asimetría; B: bordes irregulares; C: coloración heterogénea; D: diámetro superior a 6 mm y E: evolución, es decir, cambio y/o alteración. Aplica esta normas a tus manchas, bultos y lunares, y si ves cambios acude al especialista cuanto antes.

Comments

comments

No hay comentarios