Las claves del lenguaje humano

Las claves del lenguaje humano

123
0
Compartir

En todas las culturas del mundo se emplea el maternés, esto es, la forma especial de habla que usan los adultos para dirigirse a los niños. Se distingue fácilmente porque se utiliza un tono más alto de lo normal y mayor variación tonal, las vocales se articulan melódicamente y se recurre a frases más breves y más repeticiones. De hecho, según la psicóloga Anne Fernald, de la Universidad de Stanford, una de las mayores expertas mundiales en este asunto, los bebés se sienten más cómodos con el maternés.

No es la única peculiaridad de la lengua relacionada con los niños: el proyecto Narratives from the Crib, impulsado por el psicólogo Jerome Bruner, ha puesto de manifiesto que los pequeños utilizan un lenguaje diferente cuando hablan a solas.

Bruner descubrió que las conversaciones que tenían los niños consigo mismos cuando estaban en su habitación eran más ricas y complejas lingüísticamente que las que mantenían con sus padres. En general, los monólogos consistían en cuentos en los que el menor trataba de integrar hechos, acciones y sentimientos, un proceso clave para el desarrollo mental.

Por otra parte, dominar más de un idioma, e incluso aprender un segundo o un tercero mejora el rendimiento de nuestro cerebro. Según la psicóloga Ellen Bialystok, de la Universidad de York, en Toronto, ser bilingüe retrasa el diagnóstico de demencia una media de 4,5 años.

En un estudio publicado en la revista Behavioral Brain Research, Brian T. Gold, del Departamento de Anatomía y Neurobiología de la Universidad de Kentucky, apunta, además, que ser bilingüe actúa como una especie de sistema de protección contra la destrucción de neuronas, y que quienes dominan con soltura dos o más lenguas tienen el doble de probabilidades de mantener una función cognitiva normal tras sufrir un accidente cerebrovascular.

Comments

comments

No hay comentarios