Las 10 claves para sobrevivir a una vida frenética

Las 10 claves para sobrevivir a una vida frenética

145
0
Compartir

Muchas personas sienten que, desde que se levantan por la mañana de la cama hasta que se acuestan, viven en una contrarreloj continua. Las prisas, los niños, el trabajo, la compra, la pareja… Son muchas las facetas de la vida que requeren una cuidada atención y pocas las horas para hacerlo con minuciosidad.

Nadie puede quitarle las responsabilidades de cuidar un hijo o de trabajar, pero expertas como María Sánchez-Arjona, presidenta de la Fundación mashumano, y Mercedes Cano, coach especializada en Empoderamiento femenino e igualdad de género, ofrecen una serie de pautas que ayudan, fundamentalmente a las mujeres, a tener una vida con menos agobios.

—Aprender a renunciar: Hay que ser realistas y saber decir «no» porque, evidentemente, no se puede llegar a todo lo que el día a día exige.

—Momento «Stop»: Es importante tener un rato para una misma y pensar: ¿dónde estoy?, ¿es lo que quiero?, ¿soy feliz así?, y buscar respuestas y soluciones adecuadas.

—No todo es perfecto: No se puede ser «mujer 10» a todas horas. No pasa nada si un día no se puede preparar una merluza al horno y se le da a los niños un sandwich para cenar.

—Buscar alternativas: Hacer la compra online, contratar un profesor particular para que esté con los niños mientras la madre hace otras labores…

—Juzgarse en positivo: No basta con pensar cada noche «no me ha dado tiempo a esto o aquello». Mejor repasar todas las tareas que se han finalizado y felicitarse por ello.

—Priorizar: Establecer un orden de las cosas más importantes. Las mujeres se sorprenden de la cantidad de cosas que se pueden dejar para otro día sin que se pare el mundo.

—Compartir tareas: Sobre todo si se vive en pareja, la corresponsabilidad siempre debe estar presente para un adecuado reparto de responsabilidades, máxime si tienen hijos.

—Pedir ayuda: No se es menos mujer ni menos válida por pedir ayuda a las familia, amigos… si en un momento dado hay una situación que desborda la rutina diaria.

—Ser atrevida: Si los horarios laborales dificultan la vida personal, se puede proponer a la empresa un horario alternativo y ajustado a las necesidades propias.

—Quererse a sí misma: Siempre hay que encontrar un hueco entre semana o el fin de semana para una misma y poder leer, ir al gimnasio, quedar con amigas, ir al cine en pareja…

Comments

comments

No hay comentarios