La moda anti-medios de los nuevos mesías.

La moda anti-medios de los nuevos mesías.

183
0
Compartir

En los nuevos tiempos que vive el país, lo único que no cambia es la actitud mesiánica de algunos actores políticos. Particularmente aquellos que, so pretexto de pensar y actuar diferente a los llamados “políticos tradicionales”, declaran la guerra a los medios de comunicación, tratando con ello de “venderse” como seres pulcros e inmaculados.

Ejemplos hay varios, pero el más simbólico es Jaime Rodríguez Calderón, alias “El Bronco”, Gobernador electo de Nuevo León, quien aún no asume el cargo y ya realiza una gira de autopromoción a nivel nacional, al más puro estilo foxista.

Como candidato independiente, Rodríguez Calderón se distinguió por haberle declarado la guerra a Televisa, diciendo que no necesitaba al gran monstruo de la televisión mexicana, y posteriormente “dando la espalda” a los medios de comunicación en general.

Entrecomillo a propósito “dando la espalda”, pues pese a que El Bronco se ha sabido vender como un personaje que no necesita de los Medios, la verdad de las cosas es que –junto con otros independientes- ha sido de los más beneficiados, toda vez que se les conceden espacios en gran cantidad de diarios, estaciones radiofónicas y televisoras.

Un caso similar lo tuvimos en Jalisco, donde el también “independiente” y hoy diputado local electo (sin comisión), José Pedro Kumamoto, fue de acuerdo con los monitoreos del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Jalisco (IEPCJ), el candidato con la mayor cantidad de espacios en medios impresos y electrónicos.

Ante tales evidencias, no resta sino asegurar que la supuesta guerra contra los Medios de Comunicación no es sino una moda de quienes buscan aprovecharse de la falta de credibilidad que la mayoría de los mexicanos manifiesta hacia las instituciones (incluidos los medios) y la gran cortina de humo que representan las redes sociales.

Sin demeritar el efecto democrático que las redes sociales aportan a la comunicación, sería inocente pensar que éstas desplazarán del todo a los llamados “medios tradicionales”. Más bien serán complementarios.

Es difícil creer que una persona medianamente pensante se conforme con la diversidad de versiones que respecto a un tema en particular existe en las redes. Es ahí donde los medios de comunicación juegan un rol primordial, pues al final, entre toda esa telaraña informativa, éstos aportan la credibilidad que solo el trabajo de los comunicadores profesionales puede aportar.

¿Se imaginan ustedes qué sucedería a los políticos si se quedaran “un día sin medios de comunicación”?

Contrario a lo que tratan de hacer creer, la fama que hoy presumen sería efímera y pasajera.

De momento, esos políticos seguirán disfrutando de su supuesta independencia, hasta que los medios decidan no replicar más sus discursos “innovadores” pero no menos vacíos e incongruentes, así como sus promesas ficticias.

Por José Ángel Gutiérrez

Comments

comments

No hay comentarios