La miel, rica y saludable

La miel, rica y saludable

159
0
Compartir

La miel la fabrican las abejas a partir del néctar de las flores. En la colmena, la miel sirve para alimentar las larvas que se convertirán en las abejas futuras. Una colmena puede producir cerca de 15 kilos por año. La miel, por lo general, se cosecha entre abril y noviembre y su consistencia y sabor dependen de las flores polinizadas.

Beneficios nutricionales

No nos engañemos: la miel es principalmente azúcar: 75 g de hidratos de carbono por cada 100 g. El resto es agua. La miel puede sustituir al azúcar en el yogur, el té y preparaciones culinarias con menos carbohidratos pero con un poder endulzante similar. Además de hidratos de carbono la miel contiene vitaminas del grupo B, (B2 yB6), hierro y manganeso.

La miel más saludable es la cruda, sin procesar, pasteurizar ni calentar. Cuando la miel se cocina se rompe la cadena de azúcares lo que aumenta su índice glicémico. Por ser antibactericida se puede utilizar tópicamente en heridas para prevenir infecciones.

Todos los tipos de mieles tienen alto contenido en antioxidantes y son antibacterianas, pero un estudio de diferentes variedades de miel realizado en España demostró que la miel producida a partir de la secreción de insectos que se nutren de la savia de ciertos árboles posee mayores niveles de antioxidantes polifenoles que las mieles derivadas del néctar de flores. Esta miel se conoce con el nombre genérico de honeydew.

Buena para la salud

La miel es un concentrado de energía: proporciona 300 Kcal por 100. De ahí que sea bueno comer una cucharadita cuando estamos muy cansadas o bajas de ánimo. Su otra “indicación”, por supuesto, es para los estados gripales y resfriados. También ayuda contra los dolores de garganta. Por eso los caramelos de miel tienen tanto éxito. Sus virtudes para ayudar a conciliar el sueño son también conocidas. ¿Quién no ha bebido alguna vez una infusión de hierbas o leche tibia con miel antes de ir a la cama? Los estudios además señalan que la miel posee propiedades antimicrobianas. Hay quien le otorga incluso propiedades afrodisiacas. ¿Será por eso que hablamos de luna de miel?

Una variedad de productos

Las abejas no producen solamente miel. Además de la cera, con sus diversos usos, hay otros productos que tienen beneficios nutricionales.

La jalea real, es una sustancia lechosa que producen las abejas obreras y que, como su nombre indica, es el alimento para las futuras reinas. Cuando una colmena pierde a su reina, la larva que recibe este alimento se transformará en su sucesora. La jalea real se recoge en ínfimas cantidades, lo que explica su alto precio. Entre sus ventajas destacan su riqueza en proteínas (12% a 15%), sobre todo de aminoácidos esenciales, y en vitaminas, especialmente del grupo B.

En medicina alternativa la jalea real se usa para tratar una larga lista de trastornos y enfermedades: asma, fiebre del heno, enfermedades del hígado y del páncreas, insomnio, síndrome premenstrual, úlceras de estómago, enfermedades de la piel y colesterol alto, como tónico contra el envejecimiento y para fortalecer el sistema inmune. Muchos de estos beneficios no han sido demostrados científicamente. En animales, en cambio, la jalea real parece proteger contra los tumores y el endurecimiento de las arterias.

El propóleos, por su parte, es una sustancia tipo resina que se obtiene de los brotes del álamo y de las coníferas. Las abejas lo utilizan como material de construcción de la colmena y serviría también para luchar contra los microbios. El propóleos tendría efectos antiinflamatorios en la piel.

¿Qué tan eficaz es el propóleos? El Natural Medicines Comprehensive Database de Estados Unidos, (Base de datos de medicamentos naturales), clasifica esta sustancia como Posiblemente eficaz para el herpes labial, el herpes genital y mejorar la cicatrización y reducir el dolor y la inflamación después de una cirugía oral.

Comments

comments

No hay comentarios