La historia de los rayos x

La historia de los rayos x

162
0
Compartir

La curiosidad del hombre por saber cómo funciona nuestro cuerpo existe desde la Antigüedad. Claro que allá por el siglo IV a.C. los médicos no contaban con las técnicas y aparatos de exploración que tenemos ahora. Para que te des una idea: los griegos intentaban mirar el interior de pacientes vivos a través de tubos que les metían por la boca.

Como te imaginarás, no se lograba ver nada, pero fue hasta 1543 cuando Andrea Vesalius, tras sus estudios anatómicos por medio de la observación directa, publicó el libro de siete volúmenes De humani corporis fabrica, sobre la estructura del cuerpo humano. Fue considerado como la Biblia de los médicos, aunque ahora sabemos que se equivocaba en algunas cosas.

Dos siglos más tarde, se probó rastrear por dentro del cuerpo humano usando un tubo con un pequeño foco: a partir de este momento se inventó la endoscopia. Pero este procedimiento quedó un poco atrás cuando en 1895 Wilhem Röntgen descubrió que los rayos, que él llamó ‘X’, permitían ver a través de la piel y mostrar el aspecto de los huesos.

Así fue como, tras lograr ‘imprimir’ la imagen de su mano en una placa fotográfica, ¡surgió la primera radiografía! Actualmente tenemos aparatos más especializados que nos permiten saber a la perfección el funcionamiento de nuestro cuerpo.

Comments

comments

No hay comentarios