La gimnasia facial

La gimnasia facial

95
0
Compartir

Cuando la mayoría de personas piensa en hacer ejercicios, se trae a la mente la actividad física que se realiza para esos grandes músculos del cuerpo: muslos, glúteos, bíceps, tríceps, abdominales, entre otros. Muchos se olvidan que los músculos de la cara también necesitan ser ejercitados, como una manera de evitar la flacidez y la pérdida de elasticidad de la piel en el rostro y el cuello.

En esta ocasión te presentamos algunas técnicas de gimnasia facial para esas partes de la cara que necesitan realizar movimientos y ejercicios con el fin de mantenerlas tonificadas: frente, área cercana a los ojos, mejillas y papada.

Ejercicio para las patas de gallo
Las llamadas patas de gallo, esas arruguitas que se forman en la parte exterior de la piel que rodea los ojos y que se asemeja a la forma de las patas de estos animales de corral, son uno de los pliegues más comunes que adquiere el rostro con el paso del tiempo. Para ayudar a evitarlas, puedes realizar el siguiente ejercicio: Cierra los ojos, mantenlos cerrados mientras levantas las cerras, sostenlas levantadas por unos pocos segundos. Después vuelve a bajarlas y repite el movimiento. Con este ejercicios sientes cómo se estira la piel a los lados y arriba de tus ojos, dándole la elasticidad que necesita.

Ejercicio para las mejillas
Este ejercicios para tonificar los músculos y la piel que forman las mejillas es muy fácil de realizar, aunque a algunos les podría provocar un poco de risa por el tipo de mueca que se hace. En todo caso, se trata de que lo hagas debidamente para obtener sus beneficios: Sonríe de manera amplia, estirando la piel que rodea los labios de manera firme. Con esa posición, saca tu lengua a lo largo y después extiende la punta hacia arriba, manteniendo esa posición por unos pocos segundos. Vuelve a repetir el movimiento.

Ejercicio para la frente
Este ejercicio es muy simple y te ayudará a estirar la piel para evitar la formación de esas líneas de expresión que se forman en esta área del rostro. Simplemente, coloca las yemas de los dedos de tus manos de manera lineal en tu frente, en la parte intermedia de esta. Después desliza las puntas de tus dedos de manera uniforme hacia arriba, hasta terminar donde empieza tu cabello. Sentirás como esta parte de la piel se ejercita con cada movimiento. Realiza unas pocas repeticiones de este ejercicio.

Ejercicio para la papada
Como ya te lo hemos presentado anteriormente, existen ejercicios para tonificar la papada que, si se realizan de manera adecuada, pueden resultar muy prácticos. Lo que tienes que hacer es posicionarte de manera erguida y a continuación mover tu cabeza un poco hacia atrás, con cuidado. Después, mientras miras hacia arriba, haz que tu boca se mueva como si estuvieras masticando alimentos con tu boca abierta. Puedes realizar este ejercicio con unas 15 repeticiones.

Haz estos ejercicios de acuerdo a las partes de tu rostro que más necesitan tonificación y elasticidad. Recuerda evitar la deshidratación, el fumado, la sobreexposición al sol y otros hábitos que pueden provocar el envejecimiento prematuro de tu piel y que se hacen notables principalmente en tu cara. Practicas buenos hábitos, como estos ejercicios, y notarás la diferencia en un rostro de apariencias más fresca y tonificada.

Comments

comments

No hay comentarios