Inicio ESTILO DE VIDA La fiebre de los batidos verdes

La fiebre de los batidos verdes

112
0
Compartir

Últimamente se ven muchas fotos de famosas con una extraña bebida verde en sus manos en vez del consabido café de Starbucks. ¿Qué es este líquido? Pues una mezcla de verduras de hoja, fruta y semillas que según algunos nutricionistas ayuda a desintoxicar el cuerpo y a paliar los excesos que se cometen en alguna ocasiones.

No son zumos, se asemejan más a batidos porque los componentes se trituran. Se forma una bebida espesa ideal para el desayuno tanto para adultos como para niños. Los batidos verdes están llenos de fibra, lo que disminuye los niveles de colesterol y glucosa, hacen tener la sensación de lleno durante más tiempo y regulan los procesos de limpieza del cuerpo. Además, es una manera sabrosa de obtener una fuerte dosis de frutas y verduras, que aportan nutrientes esenciales como la vitamina A, vitamina C, ácido fólico y potasio.

El batido ayuda a sentirse lleno más tiempo, con lo que que en algunas dietas puede colaborar a perder peso, pero, ¡ojo! Esta bebida no adelgaza, de hecho no hay ningún alimento que haga perder peso, simplemente engordan menos o ayudan al tránsito intestinal por su cantidad de fibra.

Los batidos verdes ayudan a incorporar a la dieta fruta y verdura que igual, de otra manera no tomaríamos. Al juntar en un vaso frutas como fresas o manzana con espinacas o remolacha, los sabores se mezclan y los «verdes» pueden quedar camuflados por los de la fruta.

Pero no nos engañemos. La fruta también contiene azúcar y por tanto estas bebidas no tienen porque ser bajas en calorías. Tampoco el exceso de fibra es bueno. A determinadas personas con problemas intestinales les puede perjudicar más que ayudar tomar productos que celeran el tránsito. Como todo, es bueno en su justa medida.

Algunas mezclas para empezar con los batidos serían:

-canónigos, fresa, piña

-Lechuga, manzana, piña

-Kiwi, espinacas, pomelo

-Espinacas, fresa, pera…

A todos ellos se les pueden añadir semillas de lino, quinoa, sésamo, cáñamo… en cualquier caso no hay una receta fija. El truco está en combinar las cosas que más nos gustan y en la prueba-error. Así conseguiremos que los batidos sean sanos y además disfrutemos bebiéndolos.

Comments

comments