La Falla de San Andrés estaría “cargada y lista” para desatar un megaterremoto

    352
    0
    Compartir

    La amenaza de sismos en California es, como en toda zona de alta sismicidad, continua, pero expertos han hecho recientemente un aviso de gran resonancia: la Falla de San Andrés, que cruza este estado desde el sureste de Los Ángeles hasta el norte de San Francisco, está “cargada y lista” para desatar un megaterremoto.

    De acuerdo al periódico Los Angeles Times, la Falla de San Andrés, la más larga y de las más peligrosas en California, tuvo su último terremoto de alta magnitud (7.9 grados) en 1857, y actualmente las presiones acumuladas serían ya muy fuertes, potencialmente a punto de la ruptura.

    Eso no quiere decir que un terremoto de alto poder, y gran capacidad destructiva, vaya a comenzar en el corto plazo, y así como la Falla de San Andrés ha estado tranquila por casi 160 años en lo relacionado a megaterremotos, podría continuar por muchas décadas más.

    Pero el hecho de que por siglo y medio la presión acumulada por las placas tectónicas que chocan en el área de la Falla de San Andrés no haya sido liberada implica que la posibilidad de una ruptura, y un terremoto que podría alcanzar los 8 grados de magnitud, es considerable. Según expertos, cada siglo la falla debería liberar unos 16 pies de tensión, pero eso no ha sucedió en el área en siglo y medio.

    No se trata de que la gente salga en pánico sino, por el contrario, el llamado de los expertos tiene como objetivo promover la concientización y la preparación en lo relacionado a los terremotos entre la población y las autoridades.

    En realidad, cada día se registran terremotos menores a todo lo largo de la Falla de San Andrés y la costa de California (uno de 3.8 grados, incluso, se registró ayer en el área de San Luis Obispo) pero terremotos de escala mayor son menos frecuentes, aunque devastadores cuando ocurren. Por ejemplo, el terremoto que en 1989 afectó el Área de la Bahía de San Francisco fue de magnitud 6.9, y el gran terremoto que arrasó San Francisco en 1906 fue de magnitud 7.8.

    ¿Qué sucedería si un sismo de esa naturaleza azotara hoy? El Times cita datos oficiales que estiman la destrucción en 1,800 fallecimientos, 50,000 heridos y 200 mil millones en daños materiales. Un escenario de pesadilla.

    Y una simulación por computadora elaborada en la Universidad Estatal de San Diego ilustra el alcance que podría tener en el área de Los Ángeles un terremoto de 7.8 grados.

    Con todo, no hay modo de establecer cuándo se desatará el gran terremoto, ‘The Big One’, que científicos, autoridades, películas de acción y la población en general saben que algún día azotará California y el noroeste estadounidense (una noción que comparten, con una mezcla de fatalismo, conciencia y despreocupación los habitantes de otras zonas sísmicas, como sucede en México, Centroamérica o la zona de los Andes).

    Comments

    comments

    No hay comentarios