Inicio ESTILO DE VIDA La deforestación en el siglo XXI ha acercado a 500 especies a...

La deforestación en el siglo XXI ha acercado a 500 especies a la extinción

0
Compartir

La deforestación, en lo que llevamos de siglo, ya ha puesto en riesgo la supervivencia de, al menos, 500 especies de mamíferos, aves y anfibios, informa SEO/BirdLife.

Así lo asegura un estudio científico en el que han participado investigadores de la Real Sociedad para la Protección de las Aves de Reino Unido (RSPB) y de las universidades de Varsovia, Roma, Grenoble y Queensland. Los expertos han analizado los cambios ocurridos entre 2002 y 2012 en una masa forestal que sirve de hogar a más de 11.000 especies. Para ello, han empleado cientos de mapas de alta resolución y libre acceso de la plataforma Google Earth.

«Los resultados son realmente sorprendentes. Los porcentajes totales de especies en situación preocupante aumenta un 15% en el caso de las aves, un 25% en el caso de los mamíferos y un 33% en el caso de los anfibios», señala el director científico de BirdLife International, Stuart Butchart. En total, y según los datos recabados, la deforestación de los últimos años habría afectado a entre 198 y 490 especies de anfibios, entre 215 y 253 aves y entre 51 y 131 mamíferos.

Los puntos más afectados por la deforestación del siglo XXI se localizan en América Central, la cara norte de los Andes, Madagascar, los bosques del arco oriental de África –en las montañas de Kenia y Tanzania– y las islas del sudeste asiático.

Riesgo creciente de extinción
Entre las especies que se verían más afectadas, los investigadores citan a la cotorra colilarga (Psittacula longicauda), que ha visto cómo el 17% de su área de distribución –fundamentalmente, en Indonesia y Malasia– se ha perdido en los primeros años del siglo XXI. Este dato, según los autores, podría propiciar que su estado de conservación se agrave y pase a «Vulnerable» dentro de la clasificación que establece la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Otro caso destacado es el de Atelopus flavescens, un sapo endémico de la Guayana Francesa que cuenta con apenas 400 kilómetros cuadrados de hábitat natural debido a la deforestación. Los autores estiman que su estado de conservación debería pasar de «Vulnerable» a «En Peligro».

La ardilla voladora de Hagen (Petinomys hageni) ha perdido más del 70% de los bosques donde habitaba, distribuidos entre Sumatra e Indonesia. Su estado podría ser revisado a «En Peligro».

Comments

comments