La cena del Oscar

La cena del Oscar

351
0
Compartir

Todos los años, la Academia de Cine de Hollywood organiza una fiesta oficial en la que ofrece una suculenta cena a los invitados a los Oscar. El menú y la decoración de los platos tras la entrega de los premios del próximo domingo estará compuesto por 10 kilos de caviar, 7.500 gambas, 1.000 pinzas de cangrejo, 1.300 ostras, 300 langostas, 160 kilos de salmón, 50 pargos, 20 rodaballos, 400 pizzas y 6.500 panecillos con forma de estatuilla dorada. En la imagen, una muestra de los canapés de salmón y caviar en forma de premio Oscar.

A la cena tras la ceremonia acudirán unos 1.500 invitados, entre ganadores, nominados, presentadores y otros participantes de la 88ª edición de los Oscar, celebrada en Los Ángeles. Este completo menú correrá a cargo, de nuevo, del chef austríaco Wolfgang Puck.

Wolfgang Puck lleva más de 20 años encargándose del cátering de la fiesta oficial de los Oscar. Para él, uno de sus imprescindibles a la hora de elaborar los platos es que todos prefieren la comida fácil de comer. Una vez, Barbra Streisand le dijo: “Iré a cenar a los Oscar y, con que hagas pastel de pollo, seré feliz”. En la imagen, unos canapés de mousse de salmón ahumado en rodajas de pepino.

Que los platos sean fáciles de comer no significa que no estén elaborados. En la imagen, un ceviche de remolacha, naranja, rúcula y vinagreta de chalota.

En la imagen, una de las 400 pizzas que se servirán en la fiesta. Las hay para todos los gustos, también para vegetarianos, con pimiento, berenjena, calabacín y tomate.

Los postres ocupan también un papel imprescindible en el menú del chef. Tras los Oscar, se servirá una gran variedad de dulces. Entre ellos, este Tiramisú Push Pop: pequeñas raciones del postre italiano coronadas con profiteroles.

Y más estatuillas: unos premios Oscar en miniatura y chocolate blanco también estarán presentes en los postres, junto a profiteroles de crema y pequeñas raciones de una gran variedad de pasteles.

Los macarons tampoco faltan desde que se pusieron de moda en torno a 2010. Aquí aparece este dulce francés junto a cookies de chocolate, sorbetes de fresa y pasteles de chocolate negro y limón.

Las fresas y los chupa-chups de chocolate blanco coronan un pastel de chocolate con leche. Una gran variedad de dulces que harán las delicias de los invitados más golosos.

Los cócteles tampoco faltarán. Los 22 años de experiencia del chef organizando esta cena le han servido para aprender que el champán nunca pasa de moda. Pero también hay espacio para la innovación. En la imagen, la camarera Lulu Martinez pone sal ahumada en el cóctel especial de la noche: The Golden Goose Fizz.

Comments

comments

No hay comentarios