Inicio COLUMNA INVITADAS La Barca sin remos

La Barca sin remos

0
Compartir

Por: Jaime Castillo Copado.

La Flor de la ignorancia

Hace apenas unos 8 días que sus pétalos comenzaron a acariciarme las neuronas. La advertencia de la estafa comenzó primero siendo una vaga referencia periodística que venía propagada desde tierras muy lejanas, donde se daba cuenta acerca de timos y abusos de confianza entre pobladores de Quintana Roo y Yucatán.

En las noticias se dijo que miles (li-te-ral) y miles de personas habían sufrido una tumultuaria tomadura de pelo, al ser víctimas de algo denominado como “La Flor de la Abundancia”.

El esquema es piramidal y consiste en embaucar y embaucar a más y más personas, hasta sumar una cantidad de dinero que puede rayar los 200 mil pesos.

La cosa es que uno pudiera pensar que los más atraídos por esta clase de ofertas serían los más próximos al primer eslabón de la cadena alimenticia social. Sin embargo, por sorprendente que parezca, los más atraídos por este anzuelo económico son los integrantes de la llamada (y muy menguada) clase media nacional.

En Puerto Vallarta, por ejemplo, todos hablan de la Flor de la Abundancia. Todos saben de qué se trata y todos intentan esconderlo.
El puerto se divide en tres grupos a saber: los promotores, los detractores… y los incautos. Lo curioso es que siendo una ciudad tan pequeña, un representante de cada grupo puede coincidir en cualquier momento y lugar.

Los especialistas en finanzas advierten que más allá de las pérdidas económicas para los interesados en multiplicar su dinero en forma milagrosa, está el hecho de perder la amistad y confianza de quienes nos rodean.

Y es que en este tipo de cosas aplica más que nunca el dicho ese de que “no todo lo que brilla es oro”. Y si el negocio se anda promoviendo en lo oscurito, sin recurrir a un contrato que respalde las inversiones, ni reportar a la Secretaría de Hacienda las ganancias que de ese determinado negocio se pudieran generar, de ello nada bueno se puede esperar.

Esta es una de esas cosas en donde uno no se explica qué anda haciendo la gente buscándole chichis a las gallinas. La pura flor… pero de la ignorancia.

Cuentagotas
– Dilema. En el que viven los empresarios del puerto (de Vallarta), en donde pronto -y ni tan pronto- el Gobierno Federal pretende inaugurar una carretera nueva de 4 carriles. La cuestión es que de a tiro por viaje, y debido a los múltiples accidentes, se cierra la carretera Federal 200, que comunica al principal balneario de Jalisco con la capital del Estado, lo que para el negocio del turismo representa pérdidas millonarias. La cosa es que de inaugurarse pronto –y ni tan pronto- la nueva autopista, se perderá menos dinero sí es cierto, pero abundará el “turismo galletero”… Y a eso, a eso sí le tienen miedo los turisteros.