Islamitas responsables ataque a París

    133
    0
    Compartir

    El grupo de radicales yihadistas Estado Islámico asumió la responsabilidad por los múltiples ataques coordinados ocurridos el viernes en París. El organismo extremista islámico difundió en internet una advertencia en la que alertan que esto “sólo fue el principio”.

    Estas declaraciones, reproducidas por el canal árabe de noticias Al Arabiya, afirman que fueron ocho los militantes del Estado Islámico quienes llevaron a cabo los ataques. Para realizar el atentado, estos utilizaron chalecos explosivos y rifles de asalto para “herir” a Francia, presuntamente por participar en la campaña contra esta organización en Siria e Iraq.

    En el mensaje, el grupo radical destacó que los objetivos de los ataques incluyeron el estadio nacional de futbol de Francia así como la sala de conciertos Bataclan, sitio que “fueron cuidadosamente elegidos”.

    El Estado Islámico acusó a Francia de ser culpable de “golpear a musulmanes en el califato con sus aviones”, en clara alusión a la participación francesa con la coalición internacional –liderada por Estados Unidos– realizada en territorios sirios e iraquíes, sitio donde el grupo yihadista declaró califato en julio del año pasado.

    Previo a este mensaje, el presidente de Francia, Francoise Hollande, había asegurado que el ataque coordinado en la Ciudad Luz era un “acto de guerra” cometido por el grupo radical yihadista. Luego de la reivindicación del ataque, el Estado Islámico advirtió que continuaría acciones en contra del país galo.

    “Siempre y cuando continúe con los bombardeos, no vivirá en paz, incluso temerá ir al mercado”, puntualizó el grupo radical.

    Desestiman amenazas en EU

    El Gobierno estadounidense cree que, de acuerdo con información de inteligencia tras los atentados de París, no existe una “amenaza creíble o específica” contra ese país, informó la Casa Blanca.

    Es fue el mensaje que emitió el Consejo de Seguridad de Estados Unidos tras reunirse con el mandatario estadounidense, Barack Obama, para analizar los ataques terroristas.

    Los servicios de inteligencia de Estados Unidos también avalaron la declaración del presidente francés, Francois Hollande, quien no dudó en culpar al grupo yihadista Estado Islámico como los responsables de los atentados, algo que calificó como un “acto de guerra” contra el país galo.

    “No disponemos de información que contradiga la evaluación inicial francesa sobre la responsabilidad del Estado Islámico”, afirmó la Casa Blanca en un comunicado.

    Aunque Estados Unidos no percibe una amenaza creíble, el Consejo de Seguridad Nacional informó que revisará la seguridad en ese país para garantizar que se hace “todo lo necesario para proteger al pueblo americano”. Mientras que Obama aclaró que seguirá en contacto con París ante esta situación.

    TESTIMONIO
    El despertar de la pesadilla

    Por Isabel Morales (Mexicana residiento en París)

    Ayer, París se levantó vestido de negro y manchado de rojo, deseando haber tenido una pesadilla que se acaba al despertar, pero no. Al abrir los ojos uno se da cuenta de que todo fue real, demasiado real, pero el ambiente de la noche anterior, la noche del viernes 13, es difícil de explicar.

    Transcurría una noche al más puro estilo parisino, con futbol, música y fiesta. Explosiones, disparos, explosiones y más disparos callaron a todos. Los que no salieron a hacer vida social y no fueron testigos o víctimas, eran testigos del terror en la radio, lo vivieron desde Twitter, encerrados, con miedo.

    Siguió un estado de confusión, luego un silencio fúnebre que fue interrumpido por sirenas. La tragedia no hizo eco de la manera pensada la mañana del sábado. Hubo muchos comercios cerrados, aunque eso no impidió que la gente saliera de sus casas a caminar o a comer en algún restaurante.

    La actitud general se caracterizó por seguir con la cotidianidad. Aquí no dejaron que el miedo les impidiera vivir, y demostrar ese coraje se convirtió en prioridad.

    París está triste y dolida, pero determinada a ser fuerte y regia: Se ve en el semblante de las personas que incluso bromeaban en las calles. Se sintió un gran cambio desde la noche del viernes, cuando la gente caminaba lentamente, mirando el piso y evitando contacto visual.

    París no va a ser la misma desde la noche del viernes. Ayer, las personas portaban otra actitud: la calma. Quizás sea una decisión contestataria demostrar que el terror vivido no impedirá que Francia se mantenga en pie, o tal vez simplemente sea una manera de aferrarse a la vida y refugiarse en la cotidianidad.

    De cualquier manera, París está triste y dolida, pero viva, fuerte, y furiosa.

    Fuente: El Informador

    Comments

    comments

    No hay comentarios