Inicio ESTILO DE VIDA Guía para padres: cómo detener un berrinche de tu hijo

Guía para padres: cómo detener un berrinche de tu hijo

134
0
Compartir

En mi casa lo llamamos “ir sin hueso”. Eso era cuando mis hijas, de bebés, arqueaban sus espaldas, gritaban incontrolablemente, usualmente en lugares públicos (¡obvio!), y no había nada que mi esposo o yo pudiéramos hacer para complacerlas.

Si tienes hijos y has experimentado alguna de sus crisis, sin duda sabes lo que significa y lo que se siente en ese momento, cuando hay una mezcla de emociones: vergüenza, frustración, cólera y una sensación de total pérdida por no saber cómo resolver el problema. Ni siquiera el chantaje, que ya sabemos que nunca es la solución ideal, parece funcionar cuando su hijo está de mal genio y es incapaz de calmarse.

Le pedimos a algunos papás que nos mostraran lo que sus hijos hacen y dicen cuando están en crisis, como parte de una nueva serie en CNN Digital llamada “Parent Acts”, para que funcione como una guía para otros padres ante este tipo de situaciones.

Pauline Hilborn, madre de dos hijos en Nueva York, se considera una experta en crisis basada en las experiencias con su hija, que tiene 7 años “pero parece más de 13”.

Para muestra un botón: La hija de Hilborn quería una cola de caballo como la de la cantante Ariana Grande, pero sentía que su mamá no la había hecho correctamente.

“Se acercó llorando y dijo: ‘La coleta de Ariana Grande va aquí, no acá’”, contó Hilborn, señalando el sitio donde su hija quería la coleta, no donde ella la había dejado.

“Me quedé muda”, contó. “No sabía qué responder y entonces mi marido dijo: ‘Bueno, tiene razón, ¿sabes?’, lo cual no fue de ninguna ayuda”.

Tricia Ferrara, terapista de Filadelfia y autora del libro “Paternidad 2.0: Piense en el futuro, actúe ahora”, una guía para padres, escuchó los problemas de nuestros voluntarios y he aquí algunos de sus consejos ante las crisis de los hijos:

1 – Más vale prevenir

Sí, claro, se puede prevenir una crisis, asegura Ferrara, madre de dos hijos. Los niños se cansan y les da hambre, y luego no pueden explicar qué es lo que les pasa. “Puede intentar no llevar a los hijos a lugares que los provoquen”, y evitar salidas al final del día cuando aún se les dificulte coordinar sus emociones con su cuerpo.

2 – Ignorar a los demás

Aunque sea complicado, debemos ignorar a la gente que nos mira durante ese momento incómodo en el que nuestros hijos gritan a todo pulmón. “Siempre le digo a los papás: tiene que detenerse, dejar las cosas y hacer lo que se tenga que hacer”, dijo Ferrara. “Discutir con los niños no ayuda en nada, pues esa es mayor información sensorial que los puede volver incontrolables”. Piense en usted como en una

3 – Genéreles un pequeño desafío

A veces los adultos deben buscar maneras creativas para mantener su autoridad. “Genere un pequeño desafío, como: ‘Respira y vamos a contar hasta tres, luego podemos buscar lo que quieres y luego nos podemos ir casa’”, explicó Ferrara. “Esto le permite mantener el control y ser la autoridad en esta situación”.

4 – No salga de casa sin un plan

El “mayor error” de los padres es no tener una estrategia definida, dijo Ferrara. “¿Va usted al estilista sin un plan? ¿A una junta? ¿A comprar un auto? No, pero siempre nos permitimos caer en estas situaciones con nuestros hijos sin tener un plan”, afirmó.

Si un niño entra en crisis cuando no puede tener lo que quiere, antes de salir, sus padres pueden decirle que su comportamiento determinará si puede hacer algo más, por ejemplo, jugar con sus regalos de cumpleaños esa misma tarde.

“Así cuando el niño empiece a portarse de una forma que no sea aceptable para usted, en lugar de ponerse a reñir con él, usted puede preguntarle: ‘¿Quieres jugar con tus regalos?’. Puede seguir siendo firme y claro y comunicarse en una forma en la que él lo entenderá”, dijo Ferrara.

5 – Ayúdelos a expresar lo que sienten

Cuando el cuerpo se sacude, normalmente significa que el lenguaje no está funcionando, dijo Ferrara. Por ejemplo, en el caso de Hilborn, la mamá de la niña que entró en crisis tras el desastre de la cola de caballo, Ferrara explicó que ella podría haberle dicho: “Querida, si necesitas ayuda, dilo. Di: ‘mamá, necesito ayuda para arreglar la cola de caballo’. Esa forma de hablar le ayudará a organizarse”.

“Lo que hay que hacer es enseñarle a decir: ‘Necesito ayuda. Quiero cambiar esto’, y así usted puede actuar de una forma más funcional”.

Y una última recomendación: ¡Enséñele al papá a hacer la cola de caballo de Ariana Grande!
FUENTE:CNN

Comments

comments