Gana “Canelo” Álvarez

Gana “Canelo” Álvarez

147
0
Compartir

El poder se impuso a la técnica. Saúl “Canelo” Álvarez (46-1-1; 32 nocauts) venció por decisión unánime a Miguel Ángel Cotto (40-5; 33 Ko’s) y se coronó como campeón Medio del Consejo Mundial de Boxeo, ante un repleto Centro de Eventos del Hotel-Casino Mandalay Bay de Las Vegas, Nevada; en una contienda que prometió y cumplió, aunque no así lo jueces, por la amplitud en sus puntuaciones.

Con tarjetas: 117-111, 119-109 y 118-110, el peleador mexicano después de poco más de dos años volvió a probar las mieles de un campeonato y lo hizo contra una leyenda del boxeo boricua. La victoria fue más cerrada de lo que indicaron los jueces.

Los 10 años de diferencia entre ambos púgiles se notaron arriba del ring. El combate comenzó fuerte y los dos protagonistas no escatimaron. Tanto el mexicano como el boricua midieron desde el inicio su artillería. Cotto mostró más juego de piernas, porque sabía del poder de su oponente.

La tónica fue la misma para el segundo episodio. Aún no se conectaban con mayor nitidez, pero “Canelo” mostraba más poder y solidez en sus golpes ya para el tercer asalto, por lo cual, el puertorriqueño fue más cauteloso sobre la lona.

Para el cuarto capítulo, Cotto mejoró con su estrategia. Mantuvo más a la distancia a Saúl y contuvo los embates de su contrincante; sin embargo, en el quinto asalto el intercambio de combinaciones se hizo sentir por ambos. La potencia contra la técnica era muy notable, pero las combinaciones del puertorriqueño lucieron un poco más.

En la esquina de “Junito”, su entrenador Freddy Roach insistía en el “Jab”. Por su parte, Eddy Reynoso le pedía al jalisciense castigo a las zonas blandas. Parecía que la pelea se acomodaba al estilo que pretendía Cotto en los siguientes rounds, pero en el octavo el poder se encendió y la mejor versión del “Canelo” se hizo presente.

En el noveno, la poderosa izquierda de Álvarez cayó en tres ocasiones sobre la humanidad de Miguel, quien se tambaleó sobre el ring.

En el onceavo y en el último asalto, las piernas de Cotto rodeaban el cuadrilátero, sabía que era la pelea que le convenía, pero Saúl siempre fue al frente y lo buscó. Al final, las acciones reflejaron una contienda más peleada de lo que vieron los jueces, pero este es el combate que encamina a Saúl Álvarez a la consolidación.

Comments

comments

No hay comentarios