Fumar ocasionalmente relacionado con sangrado cerebral

Fumar ocasionalmente relacionado con sangrado cerebral

65
0
Compartir

Para aquellos que se consideran fumadores sociales – fumar alguno que otro cigarro cuando estás tomando unos tragos con tus amigos – el pensamiento de cáncer de pulmón u otras consecuencias a la salud de fumar parecen lejanas. Suelen imaginar que esas enfermedades solo acurren a las personas que se fuman una cajetilla el día.

No obstante, resulta que incluso un cigarro ocasional puede ser dañino para la salud a largo plazo. En un nuevo estudio, de la Universidad de Helsinki, investigadores examinaron a un grupo de más de 65 mil personas en Finlandia y descubrieron que tanto fumar mucho como ocasionalmente aumentaba el riesgo de una hemorragia subaracnoidea (SAH) – sangrado cerebral – especialmente en las mujeres.

Los investigadores examinar a un población basándose en el estudio FINRISK y descubrieron que un total de 492 personas había padecido SAH, de las cuales 266 eran mujeres. Las mujeres que fumaban más de 20 cigarros al día, consideradas fumadoras crónicas, tenían 3.5 veces más riesgo de SAH y los hombres 2.2.

Por otro lado, los que fumaban de uno a diez cigarros al día, seguían mostrando un riesgo tres veces mayor de una hemorragia subaracnoidea que aquellos que no fumaban.

Aunque el cigarro ocasional pueda parecer inofensivo, la mayoría de las personas no saben en que consiste fumar tabaco, según un estudio. Este sugiere que es muy probable que los fumadores sociales no estén al tanto de los 4,800 químicos distintos que contiene el humo del cigarro, incluyendo acetaldehído y amoníaco, entre otras miles de toxinas. Incluso el humo de segunda mano ha demostrado tener riesgos a la salud de aquellos que no lo inhalan directamente.

El fumador social a menudo relaciona el consumo de alcohol con el de pedir algún cigarro a sus amigos, notando que un buen trago es la mejor manera de disfrutas de ese cigarrillo. Esto sucede debido a que a nuestros cerebros se les antojan los efectos estimulantes de la nicotina después de lidiar con los efectos depresivos del alcohol – los cuales inhiben al sistema nervioso central.

Los resultados, publicados en el diario Stroke, sugieren que aunque la mayoría de las personas están conscientes de los efectos a largo plazo de fumar mucho, la mayoría no piensa que fumar poco pueda tener un efecto similar.

También hay buenas noticias en el estudio. Los autores descubrieron que las personas que dejan de fumar pueden reducir el riesgo de SAH con el paso del tiempo. quienes habían dejado de fumar por más de seis meses en particulares mostraban cifras muy inferiores del padecimiento, así que el daño puede ser revertido.

Comments

comments

No hay comentarios