Inicio COLUMNA INVITADAS FRANCIA: DESPUÉS DE LA TORMENTA VIENE … LA DERECHA

FRANCIA: DESPUÉS DE LA TORMENTA VIENE … LA DERECHA

528
0
Compartir
AFP_CC38Z

Por: Pablo Quiroz Zepeda

Estos días el luto envuelve al país galo, Francia ha sufrido nuevamente un atroz atentado terrorista que deja a la ciudadanía con mayor inseguridad, con menor calma, con mucha solidaridad, pero con una politización de la tragedia.

Cada vez que hay un atentado terrorista en Francia, el apoyo popular se ha incrementado por un partido político en particular que encabeza la línea de la extrema derecha francesa, el Frente Nacional, que preside la Señora Marine Le Pen, hija de Jean Marie Le Pen (quien también fuera fundador y líder de la misma institución). Este partido político ha responsabilizado la culpa de las problemáticas económicas y sociales a la apertura extranjera que ha tenido Francia con compañeros de la Unión Europea, como con sus ex colonias y con los países de los que millones de personas han partido por causa migratoria. Además, este grupo ha cobrado fuerza debido a otros partidos políticos similares en países como el Reino Unido y los Países Bajos, que en el primer caso han conseguido el famoso y conflictivo “BREXIT”, así como en el segundo caso el apoyo en aumento que ha tenido uno de los diputados más polémicos en el concepto de la “Islamofobia”, Geer Wilders.

Analizando la línea de tiempo de los atentados terroristas y el aumento en los simpatizantes del Frente Nacional, vemos que el incremento ha sido exponencial. Sin irnos muy alejados, comenzaremos en el año del 2012 cuando la cuarta ciudad francesa en importancia, Toulouse, vivía un trágico episodio cuando un terrorista asesinó a cuatro personas en una escuela judía, en ese mismo año el Frente Nacional alcanzó un 17.9% de votos en los comicios presidenciales, avanzando 7.5 puntos después de la última elección en el 2007 contando con 10.4%, hablando en cifras más personalizadas 6’421,426 de simpatizantes.

No obstante de una “calma” en el tema de la actuación del Islam radical en Francia durante el 2014, el Frente Nacional obtenía 24 de 74 escaños en las elecciones para designar representantes a Francia en el Parlamento Europeo. Pero la “calma” nuevamente se convertía en tempestad para enero del 2015, en una gravedad mayor ocurrían los atentados contra la revista satírica Charlie Hebdo y contra un supermercado judío en París, siendo una jornada que lamentó la defunción de 17 personas y 22 heridos. Ese mismo 2015, Francia pensó que tenía que recordar a sus seres queridos y tratar de encontrar mecanismos que evitaran la tragedia; sin embargo, el terror volvió a Paris, cuando otra operación del “Estado Islámico” (literalmente, entre comillas), asesinaba a 120 personas y dejaba heridas a 300 más. Un mes después en las elecciones de los Consejos Regionales de Francia mostraban un nuevo incremento en las cifras del Frente Nacional, alcanzando 27.1% de los resultados y 358 escaños.

El 2016 ha traído más tragedias, una muy cercana de Francia, en la vecina Bélgica con 35 muertos y el atentado más reciente y de gran impacto por el modus operandi en Niza, con más de 80 muertos. En este contexto el Frente Nacional no se quedó callado al expresar nuevamente su línea política de doble sentido por medio de su líder Marine Le Pen, con las siguientes palabras: “La guerra contra el fundamentalismo islamista no ha comenzado, es urgente declararla ahora”.

Queda menos de 1 año para nuevas elecciones presidenciales en Francia y desde luego que el partido político tan mencionado en esta columna verá la manera de incentivar el voto a sus resultados favorables, por medio de políticas que para muchos pueden saber a seguridad, pero para muchos otros de exclusión.

De cualquier manera, mi mensaje para el pueblo amigo de Francia es que primero piense en recordar a sus seres queridos, unirse como sociedad y motivar al apego de sus valores democráticos y humanitarios, para después de todo este tormentoso panorama poder pensar cuál será la política a seguir de manera colectiva, y no apegados en la segregación y en la xenofobia.

Agradezco su respetable opinión vía twitter en @PabloQZepeda.

Comments

comments