EXTRADICIÓN O ESTRATEGIA DE SEGURIDAD

EXTRADICIÓN O ESTRATEGIA DE SEGURIDAD

274
0
Compartir

Por: Mtro. Alfredo Ceja

Sin duda, la historia que ha tenido Joaquín “El Chapo” Guzmán con las autoridades mexicanas siempre llamará la atención, principalmente por ser el único que ha escapado en dos ocasiones de un penal de supuesta máxima seguridad y que tardaron más de dos sexenios en recapturarlo.

En su momento el Presidente Enrique Peña Nieto comentó que sería imperdonable una segunda fuga y como si tuviera voz de profeta, el capo se fugó por segunda vez pero ahora el tiempo de recaptura fue menor.

Teniendo este antecedente, el pasado sábado 7 de mayo nos despertamos con la noticia que Joaquín “El Chapo” Guzmán había sido trasladado al Centro Federal de Readaptación Social No. 9 en Ciudad Juárez, Chihuahua.

En primer lugar, surgen los cuestionamientos sobre porqué sin previo aviso el narcotraficante más buscado fue cambiado de CEFERESO ya que se ha fugado en dos ocasiones de diferentes penales de supuesta máxima seguridad.

En segundo lugar, nos preguntamos ¿por qué a Ciudad Juárez? ¿por qué a solo unas horas de que un Juez Federal concediera la extradición del capo a Estados Unidos?

Será que se busca tenerlo en un penal cerca de la frontera para cuando se llegue el momento de entregarlo a autoridades estadounidenses, posiblemente en unos meses, pero las autoridades federales señalan que esto se debe a la estrategia de seguridad que manejan y que es para el cuidado de los mismos reclusos que en ocasiones son cambiados de CEFERESO, aunque también se habla de la remodelación del Centro Federal No. 1 ubicado en el Estado de México.

Ojalá y en esta ocasión lo tengan bien protegido ya que no se debe olvidar la rivalidad que ha existido durante años entre el Cártel de Juárez y el Cártel de Sinaloa, principalmente contra Joaquín “El Chapo” Guzmán. Será que podrá estar seguro en un penal ubicado en un Estado controlado por un grupo contrario?

De igual manera existe cierta desconfianza en el mismo CEFERESO No. 9, ya que hace unos meses la Comisión Nacional de Derechos Humanos elaboró un Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2015, en el cual, el CEFERESO número 9 obtuvo una calificación de 6.63, lo que lo significa que es el penal federal con la calificación más baja del país.

Entre los puntos que se consideran de importante atención, son la sobrepoblación, hacinamiento y deficiencia de los servicios para mantener la salud de los internos y aspectos que garantizan una estancia digna.

Así mismo, las condiciones de gobernabilidad del penal afectaron la calificación, pues se detectaron deficiencias en el proceso para la imposición de las sanciones disciplinarias y una deficiente integración del expediente técnico-jurídico de cada interno.

Con estos parámetros es realmente cuestionable el cambio de Joaquín “El Chapo” Guzmán a ese CEFERESO. Esperemos que el Gobierno Federal no se vea afectado por esta decisión y solo se trate de la próxima extradición del capo.

Sería un golpe muy fuerte para la administración federal el cometer un error de nuevo con el mismo capo, y de igual manera, ojalá este traslado no afecte a la seguridad de Chihuahua, que mucho trabajo ha costado bajar los índices de criminalidad y hoy en día podemos decir que Chihuahua por lo menos no está en los primeros 5 lugares en delitos como homicidio, secuestro y extorsión.

Comments

comments

No hay comentarios