Estudian los beneficios de antidepresivos en menopausia anticipada

Estudian los beneficios de antidepresivos en menopausia anticipada

98
0
Compartir

Investigadores del Centro Universitario de los Lagos (CULagos) han encontrado que el uso de los antidepresivos podría ayudar a mejorar los síntomas de las mujeres que sufren menopausia temprana por extirpación de ovarios o útero, luego de la presencia de cáncer.

La investigadora Rosa Isela García Ríos, realiza una estancia posdoctoral en el CULagos para llevar a cabo un estudio en el que administra fluoxetina, uno de los antidepresivos más comunes y recetados en el mundo, con la finalidad de conocer sus efectos en ratas hembras que han sido sometidas a una cirugía.

García Ríos explica que cuando una mujer es sometida a la extirpación de ovarios (ooforectomía) o del útero (histerectomía), cambia el aporte hormonal no solo en el cuerpo sino en también en el cerebro.

La especialista afirma que en México hay un incremento sustancial en las histerectomías y ooforectomías debido al aumento de casos de cáncer de matriz.

“La menopausia quirúrgica en mujeres con menos de 40 años es algo impactante para ellas por las consecuencias en su salud mental y consecuencias como osteoporosis, resequedad de la piel y vaginal, síntomas que se presentan de manera más temprana, con más intensidad y duración”, comenta.

“Eso produce cambios no solo en los receptores hormonales sino en receptores de otros sistemas de neurotransmisión que están asociados o trabajan en conjunto para que el cerebro se establezca, sobre todo en estructuras cerebrales del sistema emocional, mejor conocido como sistema límbico”, detalla la investigadora egresada de la Universidad Veracruzana.

Además de medir las reacciones emocionales de estos roedores, estudia la relación entre los cambios cerebrales producidos por la falta de hormonas, que suelen provocar diversos niveles de ansiedad y depresión.

El doctor César Soria Fregoso, investigador del Departamento de Ciencias de la Tierra y la Vida, del CULagos explica que las ratas que forman parte del estudio son sometidas a pruebas para evaluar qué dosis de medicamento es necesaria para disminuir los efectos de la menopausia y evitar síntomas depresivos como la desesperanza y la ansiedad.

A las ratas se les aplican pruebas físicas para saber si presentan estos síntomas depresivos o de locomoción, y también a nivel molecular, con cortes de cerebro que son analizados en microscopio para evaluar los cambios en la expresión de los receptores hormonales y su relación con la efectividad que tiene el fármaco.

García Ríos añade que las ratas han respondido al efecto del antidepresivo en una dosis menor de 4 miligramos, a la que se utiliza de manera clínica en humanos que es de 10 miligramos.

“Por eso es que probablemente algunas personas que toman dosis normales tengan algún efecto contraproducente, que se sientan peor que como se sentían antes, y es que, como aumentan tanto los niveles de serotonina (un neurotransmisor cerebral), siempre debe haber un equilibrio y ese se mantiene bajando la dosis del fármaco”, aseguró la especialista en neuroetología.

Comments

comments

No hay comentarios