Estamos al 100

Estamos al 100

83
0
Compartir

Por: Enrique Velázquez.

Nunca he escondido mis prioridades como secretario general del Sindicato de Trabajadores Académicos de la UdeG: apertura y mejores salarios. En menos de un año, hemos dado pasos gigantes en esa dirección. Primero, con la consulta a los profesores. Segundo, con la incorporación de más maestros al Sindicato. Y, tercero, la ardua negociación para incrementar en un 28% las percepciones de los profesores de asignatura, castigados históricamente con salarios que son indignos para el tamaño de aportación que le dan a nuestra casa de estudios.

No fue fácil, pero logramos que ahora los profesores de asignatura cobren 100 pesos la hora por clase; falta mucho, pero es un avance que nos llena de orgullo.

Cuando rendí protesta, dije que el mejoramiento de las condiciones salariales de los profesores, sería una prioridad en estos tres años. Sin descuidar a los profesores que gozan de algún tiempo parcial o completo, dije que era momento de hacerles justicia a los cientos de profesores de asignatura que entregan su tiempo y dedicación a mejorar la educación de los jaliscienses. Las universidades necesitan investigadores de prestigio, profesores de tiempo completo que hagan de la enseñanza un modo de vida, pero también profesionistas independientes que entreguen una parte de su tiempo a transmitir todo ese bagaje cognitivo que les ha dejado el mercado laboral. Mejores salarios para profesores de asignatura se traduce en poner la mesa lista para que tengamos ese complemento que es fundamental para las universidades públicas.

Agradezco al rector de la Universidad de Guadalajara, Tonatiuh Bravo Padilla, por su ímpetu y convicción para mejorar las condiciones salariales de los profesores de asignatura. Encontré, durante todo el tiempo que dialogamos este tema, una gran apertura del rector, lo que demuestra que existe una sinergia positiva entre autoridades y sindicato para poder delinear y trazar la universidad del futuro, una casa de estudios más justa y digna para todos.

La batalla por los salarios no acaba aquí. Sueño con que en mi Universidad, en un futuro, se paguen sueldos muy competitivos a los profesores de asignatura. 400, 500 o 600 pesos la hora, ¿Por qué no? Para eso debemos no sólo gestionar con las autoridades universitarias correspondientes, sino sobre todo presionar al Congreso del Estado y al Gobierno Federal, para que demuestren con pesos y centavos su compromiso con la UdeG. Vivimos una injusticia histórica en términos presupuestales, y en esa batalla toda la institución debe estar unida. La Universidad demuestra que está comprometida con sus profesores, ahora les toca a los políticos hacer su parte.

Comments

comments

No hay comentarios