Eso “le toca” al Presidente?

Eso “le toca” al Presidente?

164
0
Compartir

Por: José Ángel Gutiérrez

En el marco de una polémica visita (la de Donald Trump a México) y su no menos polémica reunión (con el Presidente Enrique Peña Nieto), de nueva cuenta se encendió la mecha.

Las opiniones brotaron hasta por debajo de las piedras y eso, pese a que en muchos casos se hace con el hígado más que desde la razón, al final es bueno. Habla de un país cuyos ciudadanos ya están más al pendiente de lo que ocurre en todos los ámbitos y no solo en el futbol y las telenovelas como antes se criticaba.

Cabe señalar, sin embargo, que de repente nuestros análisis responden más a filias y fobias que a otros criterios más fríos. Esa característica podría restarles algunos méritos si lo que realmente queremos es incidir -desde nuestra trinchera- en la vida de la Nación.

Con todo respeto a las diferentes opiniones, me parece que deberíamos buscar enfoques más amplios e incluso complementar con datos históricos, leyes y reglamentos. Y en el caso que nos ocupa, aspectos de política internacional y más, antes que opinar. Así evitaríamos quedarnos muy cortos en nuestros comentarios.

Y en pleno conocimiento -me disculpo de antemano- de que caeré en lo que hoy vengo señalando, me permito compartir algunas reflexiones.

Respecto a Enrique Peña Nieto, ya lo dijo él hace tiempo con otras palabras: nada le aplauden….. Yo agregaría NADIE ya a estas alturas. Pero no hablemos de Peña sino del Presidente de la República… Más aún, saquemos la figura del actual contexto nacional en lo económico, político y social.

Descontextualizado de esa manera, pregunto: le tocaría al Presidente (N) ofrecer piso parejo y una invitación de cortesía a los candidatos a presidir el vecino país del Norte (con el que México tiene tantos intereses)?

Yo creo que sí.

Otra cosa es, cuando le ponemos todos los aderezos del contexto actual. Pero reunirse con ellos no va contra la función y la responsabilidad esenciales de un Primer Mandatario.

Ojo: mientras Trump ha venido “ablandando” su propuesta migratoria (ya la conoceremos con detalle), Clinton la ha endurecido un poco. Ambos, con una visión eminentemente electorera o cacha-votos.

Visto de esta manera, la estrategia de la Presidencia de la República no es del todo mala. Lo malo es que es Peña “y ya nos tiene hasta la coronilla”.

Me atrevo incluso a decir que extendiendo la invitación a los dos candidatos, México muestra que conserva un nivel de liderazgo en América Latina.

Y les aseguro que si esta iniciativa hubiese salido de la Presidencia de Brasil, Chile, Argentina e incluso Colombia, la estaríamos aplaudiendo y estaríamos diciendo que ese es liderazgo regional.

Estamos conscientes de cuánto va a necesitar México de posible apoyo a partir del próximo año? Que hablen los expertos en materia económica.
Creo que con invitar a ambos (a Clinton y a Trump), México (no Peña) se está curando en salud.

Sin embargo y en congruencia con algo que observé líneas arriba, sigo considerando que es necesario opinen quienes saben más. Yo prefiero declararme espectador y desde mi labor periodística, cronista de lo que acontezca.

Termino acotando aunque sé que muy pocos llegarán hasta este párrafo de mi escrito: lo que menos me interesa es defender a Enrique Peña. Lo digo sinceramente.

Comments

comments

No hay comentarios