Escasa atención psicológica a embarazadas en maternidades de Jalisco

Escasa atención psicológica a embarazadas en maternidades de Jalisco

118
0
Compartir

En Jalisco hacen falta psicólogos de planta en las maternidades del sector salud para dar atención a los problemas emocionales de las mujeres durante el embarazo y después de que dan a luz, ya que factores como la depresión, durante y después del parto pueden traer consecuencias negativas para el bebé, afirmó el doctor Gabriel Zárate Guerrero, académico del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) de la UdeG.

Explicó que en la Ley de Salud Mental del Estado de Jalisco es prioritaria la atención a la mujer en el embarazo y el posparto; sin embargo esto no ha sido posible en la mayoría de los casos.

Un indicador de esta necesidad es la depresión que ataca durante el embarazo a alrededor de 10 por ciento de las mujeres en México, precisó Zárate Guerrero.

La depresión vivida durante el embarazo y el posparto puede contribuir a que el bebé, durante su crecimiento, tenga reactividad lenta, menor conducta exploratoria, problemas cognitivos, depresión, ansiedad, así como un alejamiento con su madre.

Cuando la madre refleja sus problemas emocionales en su relación con el bebé, éste puede desarrollar tipos de apego que no son los adecuados como: 1.El ambivalente, que se caracteriza, por un lado, por la búsqueda de su mamá, pero por otro lado, también la agrede, mordiendo su pecho o rechazándolo cuando ella lo quiere amamantar, sobre todo después que ella se va a trabajar y lo deja al cuidado de un tercero, por ejemplo; 2. El de retracción, caracterizado por el retraimiento del pequeño y 3. El confuso, que no tiene un patrón muy claro. El bebé puede estar muy contento, después enojado, retraído y agresivo; éste es el más preocupante desde el punto de vista clínico.

Explicó que lo que sucede en los primeros meses de vida no tiene porqué marcar el destino de la persona, de ahí la importancia de la intervención psicológica de la madre durante el embarazo, ya que el prescindir de ésta puede generar problemas hasta en la etapa adolescente de su hijo.

“La relación que llegara a tener el bebé con su madre depresiva pudiera ser similar a la que tenga posteriormente con sus compañeros de escuela, con la autoridad y la sociedad en general. Incluso podría ser víctima de bullying o victimario durante la adolescencia”, puntualizó Zárate Guerrero.

El académico además señaló que los adolescentes deben ser preparados por psicólogos para una futura maternidad y paternidad, y en los controles prenatales tendría que ser obligatorio el acompañamiento psicológico para las mujeres, además del cuidado médico que se les proporciona.

Comments

comments

No hay comentarios