El uso de ordenadores también protege a los mayores frente al alzhéimer

El uso de ordenadores también protege a los mayores frente al alzhéimer

150
0
Compartir

Con el paso de los años, todos perdemos parte de nuestra salud física y mental. Sin embargo, la demencia, caso de la enfermedad de Alzheimer, no es en ningún caso una consecuencia natural del envejecimiento. De hecho, las personas que practican actividades para ejercitar su mente tienen un menor riesgo de desarrollar deterioro cognitivo. Así lo ha confirmado, una vez más, un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la Clínica Mayo en Scottsdale (EE.UU.), en el que se muestra que mantener un cerebro activo, por ejemplo con el uso de ordenadores, ayuda a las personas mayores a reducir su riesgo de padecer problemas de memoria y razonamiento.

Como explica Janina Krell-Roesch, directora de esta investigación que se presentará en la 68ª Reunión Anual de la Academia Americana de Neurología (AAN) que se celebrará el próximo mes de abril en Vancouver (Canadá), «nuestros resultados muestran la importancia de mantener una mente activa según envejecemos. Y si bien nuestro estudio solo muestra una asociación y, por tanto, no permite afirmar la existencia de una relación ‘causa y efecto’, las personas deberían considerar en participar en este tipo de actividades según se van haciendo mayores, pues podrían ayudarles a tener un cerebro más sano y durante más tiempo».

Mente activa, cerebro sano
El objetivo de esta investigación fue evaluar si la práctica de actividades mentales cuando menos una vez a la semana se asocia con un menor riesgo de deterioro cognitivo leve. Y para ello, los autores contaron con la participación de 1.929 adultos mayores de 69 años cuyas capacidades de memoria y razonamiento eran completamente normales en el momento de su inclusión en el estudio.

Concretamente, los investigadores evaluaron las actividades mentales que, como la lectura, el uso de ordenadores o el tricotado, habían llevado a cabo los participantes durante los 12 meses previos al inicio del estudio. Y asimismo, llevaron a cabo durante tres años un minucioso seguimiento de cada uno de los participantes para detectar el posible desarrollo de deterioro cognitivo leve.

Los resultaos confirmaron que, efectivamente, ejercitar la mente reduce el riesgo de deterioro cognitivo y, por tanto, de alzhéimer y otras demencias. Y entre las distintas actividades mentales referidas por los participantes, la informática se presentó como la más beneficiosa, por encima de la lectura de revistas, la participación en actividades sociales en grupo o el tricotado.

Ordenadores frente a la demencia
La actividad más comúnmente practicada por los participantes en el estudio fue la informática. De hecho, hasta 1.077 de los mismos utilizaban ordenador al menos una vez semanal. Y de estos, únicamente un 17,9% –es decir, 193 personas– desarrollaron deterioro cognitivo leve. Por el contrario, el porcentaje de personas que no usaban ordenadores y que acabaron sufriendo problemas cognitivos fue de un 30,9% –263 de 852.

Por tanto, como destacan los autores, «las personas que usaron un ordenador una o más veces por semana tenían una probabilidad un 42% menor de desarrollar problemas de memoria y razonamiento que aquellos que nos lo hicieron».

Finalmente, y por lo que respecta al resto de actividades mentales evaluadas, la lectura de revistas se asoció con una disminución de la incidencia de deterioro cognitivo leve del 30%. Una reducción que, por su parte, se estableció en un 23% en el caso de la participación en actividades sociales y en un 16% en el de la realización de actividades artesanales, caso del tricotado.

Comments

comments

No hay comentarios