El PRI visto desde el Centro (segunda parte)

El PRI visto desde el Centro (segunda parte)

123
0
Compartir

Por: José Ángel Gutiérrez

Ayer escribía en este espacio sobre el escenario que avisora el Partido Revolucionario Institucional frente a algunos procesos estatales del presente año y expectativas rumbo al 2018. Hoy, me permito abundar al respecto.

Desde el Centro del país, existe severa preocupación por lo que pudiera ocurrir en algunos Estados y se preparan para responder.

Tres son las amenazas que tienen detectadas: el fenómeno de los candidatos independientes, el inminente crecimiento del partido de Andrés Manuel López Obrador (Morena) y el hecho de que en las elecciones, la delincuencia organizada juega ya como partido político.

Como cuarta amenaza, si bien en otro nivel, la posibilidad real de que un candidato de oposición (Enrique Alfaro), gane en Jalisco.

Vamos por partes:

1.- Respecto a los candidatos independientes, un caso que en particular preocupa en el Centro, es el de Hilario Ramírez Villanueva “Layín”, el Alcalde de San Blas “que robó poquito”, que ha declarado que la mejor forma de gobernar es acordando con el narco y que es más conocido por sus acciones “chistosas”, sus grandes fiestas, su bigote fácil de caricaturizar y sus decenas de camisas a cuadros azules que siempre porta desfajadas, pero poco o nada, por una acción de gobierno seria.

Layín ha hecho mucho ruido y le ha restado seriedad al tema político y ese, es un riesgo para la gobernabilidad.

Ese caso, sumado a algunas inconformidades ciudadanas respecto al actual gobierno y el crecimiento de Morena, hacen que desde el Centro vean en Nayarit un riesgo para el PRI en 2017.

2.- En Estados como Durango, Colima y el ya referido Nayarit, el Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), está creciendo. Y no se descarta que ese fenómeno “contagie” a Jalisco.

Y no olvidemos a Zacatecas, donde también existe pugna por el retiro de la candidatura a David Monreal.

3.- Según algunos análisis de la Secretaría de Gobernación, la delincuencia organizada juega ya en los procesos electorales como partido político.

Se ha atomizado la dirección de los grupos delincuenciales. Ahora existen más jefes en cada plaza y con ello, más luchas internas. Termina por volverse más difícil llegar a acuerdos con alguien.

4.- El caso Jalisco: Para el Centro, el PRI difícilmente podrá en 2018 renovar la gubernatura frente al actual Presidente Municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro.

Ante ello, como ya se ha dicho, se preocupan por recuperar los votos suficientes para alcanzar la mayoría en el Congreso de la Unión.

Y también para el Centro, solo el Senador Arturo Zamora puede asegurarles esos votos. Consideran difícil que pueda surgir un candidato con la suficiente fuerza para quitar el espacio a Zamora. Al menos en este momento.

Y el Senador aceptará no porque él quiera, sino porque recibió la instrucción. Le piden un millón de votos como mínimo. Si no gana pero alcanza la votación, cuenta con la promesa de que regresará a la Capital del país, para ocupar una Secretaría de Estado.

Esa es la visión del Centro, que no necesariamente coincide con la de los priistas de Jalisco, quienes tratan de reagruparse.

Pero también desde el Centro están conscientes de que en un año pueden suceder muchas cosas: Enrique Alfaro podría descender en las preferencias, como resultado de compromisos no cumplidos desde la Alcaldía.

Y aunque usted no lo crea, también tienen la visión de una ligera recuperación del PAN, misma que podría sumarse a lo ya dicho, Morena puede posicionarse mucho en Jalisco.

Por lo pronto, saben que millón de votos no será fácil, principalmente porque en la estructura de Jalisco hay quienes no quieren que el candidato sea Zamora.

Los grupos locales han entendido que los personajes que están llegando a los espacios partidistas, están de alguna manera identificados con Arturo Zamora, a la vez que cuentan con la personalísima invitación del gobernador Aristóteles Sandoval.

El PRI premia -a veces- la lealtad. Por eso llegó José Socorro “El Coco” Velázquez a la dirigencia.

Y en cuanto a la Secretaria General, Mariana Fernández, desde el Centro la reconocen como una priista institucional, que hará labor para evitar que los grupos inconformes dividan al partido, con altos costos políticos para éste y para su militancia.

Comments

comments

No hay comentarios