El miércoles inicia temporada de ciclones en el Atlántico

    227
    0
    Compartir

    Este miércoles 1 de junio inicia la temporada de huracanes en el Océano Atlántico, en donde se esperan 13 ciclones, de los cuales seis alcanzarán el grado de huracán, con categorías que oscilarán entre 1 y 5 de la escala Saffir Simpson.

    De acuerdo con el pronóstico de ciclones tropicales 2016, en esta temporada ocurrirán siete tormentas tropicales, cuatro huracanes categorías 1 y 2; dos de categorías 3, 4 y 5.

    Los nombres asignados a estos meteoros, de acuerdo al orden de aparición son: Alex, Bonnie, Colin, Danielle, Earl, Fiona, Gaston, Hermine, Ian, Julia, Karl, Lisa, Matthew, Nicole, Otto, Paula, Richard, Shary, Tobias, Virginie y Walter.

    La Comisión Nacional del Agua (Conagua) destacó que la evolución de un ciclón tropical puede llegar a desarrollar cuatro etapas:

    • Perturbación Tropical: Es una zona de inestabilidad atmosférica asociada a la existencia de un área de baja presión, la cual propicia la generación incipiente de vientos convergentes cuya organización eventual provoca el desarrollo de una depresión tropical.

    • Depresión Tropical: Cuando los vientos se incrementan en la superficie, producto de la existencia de una zona de baja presión. Dichos vientos alcanzan una velocidad sostenida menor o igual a 62 kilómetros por hora.

    • Tormenta Tropical: Es el incremento continuo de los vientos provoca que éstos alcancen velocidades sostenidas entre los 63 y 118 kilómetros por hora (km/h). Las nubes se distribuyen en forma de espiral. Cuando el ciclón alcanza esta intensidad se le asigna un nombre preestablecido por la Organización Meteorológica Mundial.

    • Huracán: Es un ciclón tropical en el cual los vientos máximos sostenidos alcanzan o superan los 119 km/h. El área nubosa cubre una extensión entre los 500 y 900 km de diámetro, produciendo lluvias intensas.

    El ojo del huracán alcanza normalmente un diámetro que varía entre 24 y 40 km, sin embargo, puede llegar hasta cerca de 100 kilómetros. En esta etapa el ciclón se clasifica por medio de la escala Saffir Simpson:

    Cuando el meteoro es Categoría Uno, origina vientos 119 a 153 kilómetros por hora (km/h) y ocasiona la caída de árboles y daña al tendido eléctrico; Categoría Dos, sopla vientos de 154 a 177 km/h. Adicionalmente a los daños del primero, perjudica tejados, puertas y ventanas y provoca el desprendimiento de árboles.

    Categoría Tres, genera vientos de 178 a 208 km/h. Adicionalmente a los daños del Categoría Dos, provoca grietas en construcciones; Categoría Cuatro, 209 a 251 km/h. Además, de los causados en la Categoría Tres, también ocasiona el desprendimiento de techos en viviendas.

    Por último, en Categoría Cinco, provoca vientos de 252 km/h o mayores. Adicionalmente a los daños del Categoría Cuatro, provoca daño muy severo y extenso en ventanas y puertas. Falla total de techos en muchas residencias y en construcciones industriales.

    El tipo de daños provocados por las lluvias y escurrimientos de los ciclones tropicales varía dependiendo de varios factores como la velocidad de desplazamiento: ciclones que se mueven lentamente o permanecen estacionarios tienden a dejar más lluvia.

    Tamaño del fenómeno: mientras más grande es un ciclón, mayor es el área que recibe lluvias del mismo; trayectoria específica, hora del día, efectos locales debidos a la topografía e interacción con otros sistemas meteorológicos presentes, por ejemplo: frentes fríos, ondas tropicales, canales de baja presión, un segundo ciclón tropical.

    Las precipitaciones asociadas al ciclón tropical pueden reblandecer el suelo en algunas regiones, por lo que se exhorta a la población a extremar precauciones debido a que pudieran registrarse deslaves, deslizamientos de laderas, desbordamientos de ríos y arroyos, o afectaciones en caminos y tramos carreteros, así como inundaciones en zonas bajas y saturación de drenajes en zonas urbanas.

    Comments

    comments

    No hay comentarios