El gran peligro de tener el corazón roto

El gran peligro de tener el corazón roto

418
0
Compartir

Suena a telenovela o a poema, pero la ciencia ha confirmado que aquellas personas que tienen el corazón roto o han sufrido una pérdida de un ser querido, tienen hasta un 20% más de riesgo de morir.

De acuerdo a una investigación de la Universidad de Utrecht, en Holanda, el dolor psicológico causado por una muerte cercana, juega un papel muy importante en la salud de quien perdió a su querido.

Los investigadores aseguran que la gente que pierde a su pareja, por ejemplo, adopta hábitos poco saludables como dormir poco, no alimentarse bien, fuman o beben alcohol.

El estudio publicado en la revista médica The Lancet, afirma que para los viudos (hombres), el mayor riesgo de muerte está relacionado con el consumo de alcohol y la pérdida de su pareja. Esto se debe a que es a menudo la esposa quien lleva el control del régimen alimentario y de salud del esposo.

En cuanto a las viudas, los científicos creen que la soledad y el dolor psicológico causado por la pérdida puede ser lo que provoque la muerte, Estudios previos han demostrado que el dolor psicológico puede provocar cambios físicos en el cuerpo, pues las hormonas del estrés pueden modificar los procesos del organismo.

“Con una persona que ha convivido durante 40 años o más con otra persona, es muy común que al poco tiempo de la pérdida aparezca una enfermedad o alguna muerte súbita”, explica Diana Liberman, fundadora del Centro de Recuperación Emocional de la Pérdida y autora del libro “Es hora de hablar del duelo”.

El síndrome del corazón roto
Luego de varios estudios científicos se ha concluido la existencia del “síndrome del corazón roto” o cardiomiopatía de Takotsubo, que presenta síntomas similares a los de un ataque cardiaco, como dolor de pecho y dificultad para respirar. Este síndrome, no deja secuelas y no afecta las arterias coronarias, sino al músculo cardiaco.

De acuerdo a un estudio publicado en 2009 en la revista American Journal of Cardiology, el trastorno parece deberse a un nivel muy alto de estrés, lo que debilita el músculo cardiaco.

El duelo
Los científicos compararon varios estudios sobre los riesgos de perder a un ser amado para analizar la relación entre la muerte de un ser querido y la salud física y mental.

Así concluyeron que el sufrimiento no es una enfermedad y la mayoría de la gente puede recuperarse a éste sin ayuda profesional. Pero, descubrieron que la pérdida de un ser amado, está asociada a un mayor riesgo de mortalidad particularmente las primeras semanas y meses después de la muerte.

Comments

comments

No hay comentarios