El equipo de la década de la NFL según ProFootballFocus

El equipo de la década de la NFL según ProFootballFocus

81
0
Compartir

La web ProFootballFocus se ha especializado en tener opiniones, digámoslo así, un tanto alejadas de los estándares habituales de los seguidores y profesionales que orbitan alrededor de la NFL. Así que con su lista del equipo ideal de la presente década, la que va desde la temporada 2006 a la 2015, no iban a ser menos.

El sitio tiene un sistema propio de evaluación de jugadores, algo que les ha hecho muy populares. De hecho, sus servicios son contratados por las mismas franquicias cuando quieren tener estadísticas profundas amén de las que generan internamente. Por lo tanto, su fama está ganado. Otra cosa es que se compartan sus apreciaciones.

Nacieron en el año 2006 y, por eso, ahora se lanzan con este equipo ideal de los últimos diez años. Veréis que algunas elecciones os revuelven en vuestro asiento, estoy seguro.

Ataque

Quarterback: Aaron Rodgers

Sí, por delante de Tom Brady. Como lo oís. El de Green Bay Packers es, de todas formas, una elección segura. Tanto si tus preferencias son por él como si lo son por el de los Patriots, lo cierto es que ninguna de las respuestas es equivocada.

Running back: Marshawn Lynch

El damnificado aquí es Adrian Peterson que, por estadísticas puras y, esto ya es más subjetivo, por estilo de correr, está a un paso de los mejores de todos los tiempos. Pero ¿cómo discutir a ‘Beast Mode’? ¿Cómo olvidar lo que ha supuesto para el ataque de uno de los mejores equipos de los últimos tiempos? Difícil elección.

Wide receivers: Calvin Johnson y Larry Fitzgerald

Poco que discutir ¿verdad? La dicotomía de los corredores, el más puro y espectacular contra el que más rendimiento ha sacado de sus condiciones, no se aplica aquí porque se pueden escoger a ambos.

Tight end: Rob Gronkowski

Este señor está llamado a ser el mejor de la historia en su posición y, además, el tipo que encajó en el sistema que la revolucionó y la llevó un paso más allá. Le esperan muchos nombramientos en equipos ideales de todo pelaje, y no sólo circunscritos a los últimos diez años.

Línea ofensiva: Joe Thomas, Logan Mankins, Nick Mangold, Marshal Yanda, Damien Woody

La mayor sorpresa, o el debate más enconado, lo generarían el fabuloso Jeff Saturday, tantos años como center de Peyton Manning en Indianapolis, y Evan Mathis, cuya carrera ha sido fantástica.

Defensa
Edge rushers: Von Miller y James Harrison

La nueva escuela y la vieja. Ambos fueron esenciales, punta de lanza, de dos defensas majestuosas que ganaron la Super Bowl.

Interior de la línea: J.J. Watt y Justin Smith

De Watt no hace falta decir nada, ni discutir nada, pero me agrada especialmente la elección de Justin Smith, porque fue un hombre que no tuvo el gran nombre que otros en una defensa, la de los San Francisco 49ers de Jim Harbaugh, que estará para siempre en mi corazón. Su profesionalidad y calidad le hicieron un imprescindible.

Nose tackle: Vince Wilfork

Saben bien en New England de la importancia de una montaña a la que nadie mueve en el juego terrestre.

Linebackers: Patrick Willis y Luke Kuechly

Tal y como dije de Harrison y Miller, la nueva y la vieja escuela. Patrick Willis ha sido gloria pura. Heredero de Brian Urlacher como el mejor middle linebacker de la liga. Y su puesto quedó bien cubierto con Kuechly. Estos hombres, y más viendo lo que consiguieron sus equipos, demuestran que pocas mentiras más torpes en la NFL actual como esa de que los linebackers son intercambiables.

Cornerbacks: Richard Sherman y Darrelle Revis

Durante muchos años la isla de Revis fue impenetrable para los ataques rivales. En los Jets, medio campo, tal cual, quedaba vedado. Se fue a los Patriots a ganar su anillo y cumplió con creces. Sherman, amén de extraordinario jugador, es la cara de la ‘Legion of Boom’, y conseguir tener sobrenombre jugando en defensa no es algo que se regale.

Safeties: Troy Polamalu y Ed Reed

Dos leyendas de la AFC Norte, que también fueron santo y seña de equipos campeones. Habría debate en este puesto, en mi opinión, porque Earl Thomas merece consideración.

Comments

comments

No hay comentarios