¿El cambio climático podría hacer más largos los viajes en avión? Veamos...

¿El cambio climático podría hacer más largos los viajes en avión? Veamos qué dice la ciencia

49
0
Compartir

Viajar en avión no es nada cómodo, sobre todo si debes pasar varias horas en esos asientos estrechos, donde tus rodillas chocan con el asiento delantero, mientras niños gritan y te patean. Ahora esos largos viajes serán todavía más extensos.

Un estudio realizado por la Universidad de Reading en el Reino Unido concluyó que por culpa del cambio climático parte importante de los viajes se harán más largos, y eso no solo es malo para los pasajeros sino también para el medioambiente.

Actualmente, si quieres ir de Londres a Nueva York el vuelo directo toma alrededor de ocho horas, pero según los científicos muy pronto el trayecto se extenderá en 5 minutos y 18 segundos más. Parece poco, pero si consideramos la gran cantidad de viajes diarios entre ambas ciudades esos pocos minutos suman bastante.

¿Por qué los vuelos se harán más extensos? La causa es el cambio climático, ya que una de sus consecuencias es el aumento de la velocidad de los vientos sobre el Atlántico, los que no solo le juegan en contra a la velocidad del avión sino que también provocarán más turbulencias.

Si bien el viaje entre Londres y Nueva York tomará más tiempo, lo volverás a recuperar si tomas un avión entre Nueva York y Londres ya que estos serán más rápidos porque los vientos contribuirán a aumentar la velocidad del avión.

Los científicos ponen como ejemplo las rutas Nueva York-Londres y Londres-Nueva York, pero el efecto estará sobre ambos hemisferios y viajes transoceánicos. Si bien en un comienzo no se notará mucho la diferencia, con los años esta se hará mayor.

Viajes más largos no solo son una molestia para el pasajero sino que también afectan a nuestro ya golpeado planeta, ya que los aviones gastarán más combustible y ello significa una mayor cantidad de emisiones de CO2 al ambiente.

Los científicos de la Universidad de Reading calculan que anualmente los viajes en avión aportarán 70 millones de kilos de CO2 extra, por lo que invertir en el uso de combustibles alternativos como el hidrógeno se hace muy importante.

Una buena noticia es que el cambio en la fuerza de los vientos solo afectará a los viajes que van de este a oeste y viceversa, mientras que los que van de norte a sur y en dirección contraria no deberían sufrir cambios.

Paul Williams científico atmosférico que participó en la investigación indicó que ya están trabajando en crear programas computacionales que mediante el uso de algoritmos e información climática puedan calcular la mejor ruta para ahorrar tiempo y combustible.

Una consecuencia más provocada por el cambio climático, que se suma a la transmisión de enfermedades y la destrucción de hábitats animales entre muchas otras más que tendremos que enfrentar en los próximos años.

Comments

comments

No hay comentarios